Practicidad sin sacrificar buenas dinámicas de conducción.

Nos es raro ver un Corolla en las carreteras. Por una gran cantidad de razones es uno de los modelos más vendidos de Toyota así como el compacto más vendido en Estados Unidos. Sin embargo, en estos días en los que SUVs y crossover dominan las vías del mundo, es una verdadera lástima que su versión menos conocida el Corolla Hatchback sea la joya escondida de la familia, ya que su porton trasero lo hace tan práctico como cualquiera de las mini crossover del mercado actual, pero su cercanía al asfalto le permite ofrecer dinámicas de manejo ejemplares con las que una crossover solo podría soñar.

Toyota ofrece la crossover C-HR crossover orientada para los compradores contagiados por la fiebre de las camionetas, pero para aquellos compradores iconoclastas e individualistas, que quieren manejar un vehículo dinámico, hermoso y divertido, que no sea uniforme sobre ruedas, también existe el Toyota Corolla Hatchback. Pasamos una semana con la versión XSE, examinando sus pros y contras, este es nuestro veredicto.

Corolla Hatchback

Empezamos con lo positivo y quizás la mejor característica del Corolla Hatchback es su aspecto genial. Este es un carro pequeño familiar que, especialmente en este color, resalta como uno de los más hermosos en su segmento. La fascia delantera se ve sutilmente agresiva sin ser extremadamente complicada. Compáralo con su hermano sedán y te darás cuenta que el parachoques trasero más corto lo hace ver como un carro más pequeño sin perder nada del espacio util. 

Este Corolla en particular demuestra la combinación de un hermoso diseño con un buen color resulta en un carro verdaderamente único. En un mundo de carros grises, blancos y negros, este color azul Flame resalta de la mejor manera posible. El contraste del color de la carrocería con los rines de dos tonos de 18 pulgadas ayuda a crear ese aspecto genial que es reconocible de cualquier ángulo.

Corolla Hatchback

Respaldando ese aspecto deportivo están sus sorprendentes dinámicas de manejo. El beneficio más grande del Corolla Hatchback es que es liviano y pequeño. Este Corolla se monta en la excelente plataforma TNGA de Toyota y aunque se pierde suavidad con la suspension más rígida y las ruedas de 18 pulgadas, ofrece una experiencia de manejo realmente gratificante y divertida. El Corolla Hatchback se siente muy capaz a cualquier velocidad, mientras que su balanceo mínimo da confianza para probar sus limites, y convertir hasta los viajes más aburridos en una experiencia excitante.

Combina esta excelente plataforma con su razonablemente potente motor de cuatro cilindros y 2.0 litros que envía la potencia a las ruedas delanteras a través de una transmisión manual de seis velocidades y recibes un carro que realmente logra ser lo suficientemente capaz para satisfacer a cualquier entusiasta.

Corolla Hatchback

Este Corolla Hatchback que probamos es el modelo XSE y nuestro carro vino equipado con básicamente todo el equipo adicional disponible. Aún así, este Corolla solo cuesta $24,325 lo que lo posiciona perfectamente para el mercado familiar igual que para los estudiantes universitarios. Por ese precio recibes sistema Toyota Safety Sense 2.0 que incluye: detección de peatones, control automático de camino por radar, alerta de salida de carril, asistencia de dirección, luces altas automáticas, asistencia de señalización vial, entre otros.

Añádele a esos sistemas el echo que también recibes una cabina cubierta en piel, unos instrumentos parcialmente digitales y la compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto, y el Corolla Hatchback XSE hace un buen caso por que pagarías un poco más por la mejor versión. La versión más básica del hatchback comienza en $20,290 lo que representa una diferencia de $4,035 para el modelo más equipado y en nuestra opinion, vale la pena. 

Corolla Hatchback

Al ver que nuestro Corolla Hatchback vino equipado con la transmisión manual de seis velocidades, estuvimos muy emocionados, sin embargo, al empezar nuestro primer viaje, notamos un pequeño problema. No es gran secreto que la mayoría de los Corollas vendidos actualmente vienen equipados con la transmisión CVT y la cabina refleja ese hecho.

Si notas en la foto de arriba, la palanca de cambios es bastante alta, nos recuerda a lo que encontrarías en un Jeep antiguo. Tiene que ser alta por que tu brazo tiene que pasar por encima del reposabrazos central cada vez que cambias de marcha. Aunque chocarás las primeras veces que la operas, te acostumbras razonablemente rápido. Aunque es un detalle desafortunado, estamos muy contentos que Toyota todavía ofrezca una transmisión manual en un mercado que casi siempre opta por la opción automática. 

Corolla Hatchback

Toda esa deportividad tiene un precio, y en este caso se paga en la bomba de gasolina. Si habláramos de un carro puramente para entusiastas, esto no sería un problema pero el Corolla Hatchback tiene el trabajo difícil de ser divertido y eficiente a la misma vez. En este caso, las cifras de 28 mph en la ciudad, 37 mpg en la autopista y 31 mph combinados no son necesariamente malas para el segmento, pero no son las mejores que es lo que usualmente esperamos de un producto Toyota, y lo ponen atrás de carros como el Honda Civic y el Hyundai Elantra. 

Afortunadamente, podemos decir con confianza que el Corolla Hatchback es mucho más divertido para manejar que ambos de esos competidores. Además las diferencias no son extremas, lo que significa que elegir el modelo deportivo no necesariamente llevará sus dueños a la bancarrota.

Corolla Hatchback

Lo que hace que este hatchback sea tan especial es la capacidad de espacio que te brinda sin sacrificar las dinámicas de manejo por una mayor altura de conducción. Aunque los asientos desplegables del Corolla Hatchback significan que tendrás espacio de sobre en su interior, el acceso es angosto y restringido. 

Aunque no tenemos las medidas exactas para la apertura del portón trasero, tuvimos un Volkswagen Golf GTI al mismo tiempo que este Corolla y la diferencia fue clara. Aunque el volumen de cargo más grande en comparación con el GTI, 23.3 pies cúbicos en el Toyota contra 22.8 pies cúbicos en el Volkswagen, la apertura más angosta significa que el GTI facilita el uso de su espacio y como resultado se siente más grande. 

Nuestra semana con el Corolla Hatchback vino y se fue mucho más rápido de lo esperado. En ese tiempo nos logró convencer que realmente es un carro muy capaz y divertido con un aspecto genial. En nuestro mundo, todos los Corola sedanes de color aburridos deberían ser remplazados por hatchbacks en colores atrevidos. 

Como cualquier carro, el Corolla no es perfecto pero el valor y diversión que te brindará realmente eclipsarán sus pequeños inconvenientes. Este es un carro que podemos recomendar sin dificultad, ya que creemos que es uno que estarías feliz y orgulloso de tener. 

Para el modelo 2020, tanto el carro como su estructura de precios permanece sin alteraciones. Sin embargo el Toyota Corolla Hatchback 2020 ahora cuenta con compatibilidad con Android Auto estándar, ofrece la una nueva versión Nightshade con una profusión de acentos decorativos en color negro, y también ofrece un techo en color negro opcional (estándar en los carros completamente negros).

Toyota Corolla Hatchback XSE 2019

Motor Cuatro cilindros de 2.0 litros
Potencia 168 Caballos de fuerza y 151 libras-pie de torque
Transmisión Manual de seis velocidades
Tracción Tracción delantera
Consumo 28 Carretera / 37 Autopista / 31 Combinados
Peso en vacío 3,060 Libras
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 18.0 / 23.3 Pies cúbicos
Precio inicial $22,990
Precio con opciones $24,325