Rescate y redención del gran sedán americano.

La trayectoria del Dodge Charger es una de las más inconsistentes en la historia del carro americano. El nombre llegó en 1966 identificando a un muscle cupé que lo solidificó como uno de los grandes nombre en materia de performance, para convertirse en un aburrido cupé personal en los años 70, y luego terminar como un pequeño deportivo de tracción delantera en los años 80. El Charger fue retirado en 1988, y después de una ausencia de casi 20 años, regresó en 2006 con un par de puertas adicionales construido sobre la arquitectura LX de Daimler Chrysler, la primera plataforma nueva de tracción trasera en un vehículo Dodge en 30 años.

El Dodge Charger sedán, no solo ha subsistido hasta nuestros días, sino que ha prosperado hasta convertirse en el versátil sedán que conocemos hoy en día. El Charger fue beneficiado de una enorme remodelación en 2011, pero la verdad es que Dodge no ha dejado de mejorarlo y actualizarlo constantemente, lo que nos llega al vehículo que enfrentamos hoy. El Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020

¿Cómo lo distingo de las otras versiones del Dodge Charger?

Las líneas actuales del Charger datan de 2011, por lo que nadie lo va a considerar un diseño nuevo. Pero tampoco nadie va a confundir al Charger SRT Hellcat Widebody con una de las versiones regulares del modelo. Cuando Chris Piscitelli, jefe de diseño de Dodge SRT, nos dijo que su intención fue la de lograr un carro “atrevido, agresivo y hasta un poco ofensivo”, no pudimos dejar de pensar lo mucho que había alcanzado su objetivo. El Charger SRT Hellcat Widebody no es un carro especialmente bonito, pero hasta eso lograron que funcionase a su favor.

Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020
Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020

La palabra Widebody, o cuerpo ancho, en su nombre es una referencia directa a las extensiones en los arcos de las ruedas que usa el modelo. Estas aumentan el ancho total del Charger SRT Hellcat Widebody de 75 a 78.3 pulgadas, y son necesarias para albergar unos masivos neumáticos de alta performance Pirelli 305/35ZR20, de 20 pulgadas, por 11 pulgadas de ancho para verano (con opción de neumáticos para todas las estaciones), que aumentan el ancho de rueda a rueda, o trocha, de 63.7 a 65.3 pulgadas. El cambio suena sencillo, pero le da al Charger una personalidad totalmente distinta, transformándolo visualmente en una máquina que revela su estatus de súper sedán, y dándole el contacto con el pavimento necesario para aprovechar al máximo el portentoso caudal de potencia generado por su motor.

Para quienes por alguna razón no sean capaces de reconocer estos cambios, un nuevo y agresivo frontal lo distingue del resto de la línea Charger, y una profusión del emblemas de Hellcat y SRT que condecoran la carrocería por todas partes, deberán dejar en claro que estamos ante la presencia del sedán de producción masiva y motor de combustión interna más poderoso del mundo de la actualidad.

¿Cuán potente es?

Al igual que el modelo que reemplaza, el Charger SRT cuenta con 707 caballos de fuerza, 717 hp en el caso de la edición limitada Daytona, provenientes de su motor V8 sobrealimentado de 6.2 litros de desplazamiento, que además produce 650 lbs.-pie de torque, para una velocidad máxima de 196 millas por hora. Esta potencia es administrada por una transmisión automática de ocho velocidades, y es llevada al asfalto a través de las ruedas trasera, la cual es totalmente consistente con la personalidad del modelo. 

El Dodge Charger SRT Hellcat Widebody es capaz de acelerar de 0 a 60 millas por hora en 3.5 segundos, y por más impresionante que es este número, es aquí donde el título del ‘sedán de producción masiva y motor de combustión interna más poderoso del mundo’, recibe un ojo morado. El Mercedes-AMG E63 S por ejemplo, acelera hasta la misma velocidad en 3.2 segundos con 102 hp menos bajo el capó. Pero también hay que considerar que el precio inicial del Mercedes es $36,705 más alto que el del Dodge, lo que hace que a las dos décima de segundo extra que toma la medición del SRT Hellcat Widebody sean algo irrelevantes. Pero me adelanto, aún no es el momento de hablar de precios.

¿Y por dentro? 

El nuevo Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020, comparte su el diseño de su cabina con el resto de la familia Charger, lo que quiere decir que es generosa en espacio y comodidad, y que se trata de un espacio sorprendentemente cómodo y amigable. Todo allí es grande, como en un sedán de los años 70, y la sensación general de solidez absoluta que comunica es gratificante e inspira mucha confianza. 

Dodge Charger SRT Hellcat Widebody
Dodge Charger SRT Hellcat Widebody

Suaves superficies de cuero Laguna y la excelente gamuza sintética de Alcantara, están al alcance de las manos en todo momento, y también vemos acentos en fibra de carbono auténtica, y si bien algunas superficies plásticas rígidas rompen la armonía sensorial, no lo hacen de una manera particularmente ofensiva. La disposición y configuración de los controles es fácil de interpretar y muy intuitiva. Está presidida por una pantalla táctil de 8.5 pulgadas que alberga la más reciente versión del sistema de info-entretenimiento UConnect de FCA, una de las mejores del mercado, aunque nos extrañó que el sistema de navegación sea opcional con un precio de $995, algo de lo que cualquier dueño de un un Smartphone con Waze podrá prescindir ya que UConnect incluye compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto.

¿Cómo se maneja tanto poder? 

El manejo del Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020 es fácil y amigable. Una de las novedades técnicas para 2020 es la adopción de un sistema de dirección electrónica que hace un gran esfuerzo por replicar las respuestas de una dirección mecánica bien calibrada, no siempre con los mejores resultado, pero que es rápida y efectiva como pudimos comprobar moviendo su volante de fondo plano alta velocidad, en la pista del Sonoma Raceway, al norte de San Francisco a donde nos trasladamos a conocer el modelo. 

Allí también brilló la suspensión adaptable de competencia con amortiguación Blistein de 3 modos que traslada la naturaleza indulgente de Charger a situaciones de alta velocidad, especialmente en curvas cerradas donde la masiva carrocería del sedán mantuvo una compostura de sabor europeo. Todo lo anterior se traduce en una sensación constante de seguridad. 

Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020
Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020

Eso, hasta que se calentaron los frenos Brembo, los que sin ningún tipo de modulación alarmante acusaron el embate del castigo después de solo un par de vueltas en la pista, necesitando un viaje de pedal más largo de lo que nos hubiese gustado. Hay que decir que no solo los carros que manejamos en la pista tenían más de una semana recibiendo periodistas del mundo entero dando vueltas al circuito a toda velocidad, sino que también que el SRT Hellcat Widebody es un mamut de 4,586 libras, lo que podría explica la fatiga de sus frenos. Los mismo frenos Brembo con pinzas delanteras de seis pistones y traseras de cuatro pistones, en los carros que manejamos por los alrededores del hermoso condado de Sonoma, no mostraron ningún tipo de cansancio y siempre cumplieron con su labor ejemplarmente. 

En la pista el chillido del supercargador competida con los rugidos naturales del V8, dando un concierto auditivo de película, algo que difícilmente podría haber sido superado por nada que nada que estuvieran emitiendo por alguno de los incontables canales de la radio satelital en el sistema de sonido Harman Kardon de $1,595 con que estaba equipado la unidad que condujimos en la pista, el cual mantuvimos apagado en la pista, pero del cual disfrutamos en el Valle de Sonoma.

¿Cuánto cuesta?

Dodge Charger SRT Hellcat Widebody
Dodge Charger SRT Hellcat Widebody

El precio inicial del Dodge Charger SRT Hellcat Widebody es de $69,645, el cual sube hasta $74,140 cuando se trata del Charger Daytona 50th Anniversary Edition de edición limitada. La unidad verde F8 que probamos por las carreteras rurales del norte de California tenía un precio final de $77,710, el cual, aparte del sistema de sonido Harman Kardon que mencionamos antes, también incluye: el cargo de destino de $1,495, $1,095 por los rines Brass Monkey, $1,095 por el paquete de apariencia Alcantara, $695 por el interior en gamuza y fibra de carbono, $595 por las pinzas de frenos rojas, y $995 por el sistema de navegación.  

Pero la verdad es que aún sin ninguna de estas opciones, el Dodge Charger SRT Hellcat Widebody es una máquina ejemplar, que en su forma más básica provee mucho más que comodidades básicas, y más importante aún, que rescata el concepto del sedán deportivo americano, en un momento en que los otros fabricantes estadounidenses lo han dado por muerto, llevándolo a nivel en el que se puede medir de tú a tú con modelos europeos que doblan su precio.

Galería: Primer Encuentro: Dodge Charger SRT Hellcat Widebody 2020

Dodge Charger SRT Hellcat

Motor V8 6.2 litros sobrealimentado
Potencia 707 caballos de fuerza / 650 lbs.-pie de torque
Transmisión Automática de 8 velocidades
Tracción Tracción trasera
0-60 mph 3.5 segundos
Velocidad máxima 196 millas por hora
Peso en vacío 4,586 libras
Número de asientos 5 pasajeros
Capacidad del maletero 16.5 pies cúbicos
Precio inicial $69,645
Precio con opciones $77,710