La más pequeña de sus crossover es un gran triunfo para Lincoln.

La reinvención de Lincoln gana terreno con cada vehículo que reemplaza. Empezando con su portentosa Navigator, la exitosa camioneta emblema de la marca, y continuando con su nueva e impactante camioneta mediana Aviator, Lincoln ha ido despojándose poco a poco, de sus añejos estigmas, y de su imagen de carro para retirados.

La nueva Lincoln Corsair 2020, el intento más reciente de la marca para acabar con el status quo, irrumpe con fuerza y contundencia en el segmento popular de las SUVs compactas de lujo. No hay duda de que la Corsair enfrentará retos para cortejar compradores en ese disputado espacio. El más grande de ellos que vemos después de este primer encuentro con la nueva SUV compacta de Lincoln, es su formidable competencia.

2020 LIncoln Corsair: First Drive
2020 LIncoln Corsair: First Drive

Adiós a la MKC

La nueva Corsair llega para llenar el espacio que deja la MKC, y por lo que pudimos ver nadie va a extrañar la vieja camioneta. El salto en calidad que da la Corsair tanto en materia de construcción como de diseño es asombroso. Las dimensiones de la Corsair difieren de las de la MKC en maneras muy positivas; el nuevo modelo es una pulgadas más baja, una pulgada más ancha, y una pulgada más larga que el vehículo que reemplaza, y su longitud extra no es lograda a través de trucos visuales en los parachoques, sino que beneficia a la distancia entre ejes. El resultado se manifiesta en proporciones más elegantes que las de su antecesora.

El fácil ver lo bien que se adaptan las hermosas líneas de la Aviator en la pequeña Corsair, especialmente la fuerte línea de carácter que corre paralela a la cintura de la camioneta. Detalles como sus vistosos rines opcionales de 20 pulgadas y 10 rayos también llaman la atención. Sin embargo, la línea ligeramente descendente de su techo y el hermoso alerón trasero, son lo que solidifican el estatus de la Corsair como una de las camionetas más hermosas del mercado.  

Vale la pena mencionar lo muy distinta que es esta nueva Lincoln Corsair de la Ford Escape con la que comparte su plataforma modular. Dejando una huellas prácticamente similar, estas dos camionetas no comparten casi nada visualmente. Lo mismo se puede decir de sus cabinas, donde la lujosa cabina de la Corsair muestra acabados y materiales de la más alta calidad, que contrastan con las parcas superficies plásticas de la Escape. 

Vale la pena mencionar lo muy distinta que es esta nueva Lincoln Corsair de la Ford Escape.

La cabina de la Corsair se distingue por la simpleza de sus líneas, la cual es acentuada por una sola pieza decorativa que corre desde el volante hasta la ventana del pasajero. Tanto las puertas, la consola central y ciertas porciones del tablero de instrumentos, están cubiertas en un cuero muy suave, complementado por piezas decorativas de madera o metálicas, dependiendo del nivel de equipamiento elegido. Los asientos opcionales ajustables en 24 direcciones, ofrecen una enorme cantidad de posibilidades en materia de ajustes. Sin embargo, las butacas regulares, ajustables en solo 10 direcciones, ofrecen mucha comodidad y soporte, lo que hace ver a los asientos opcionales como algo más excesivo que necesario. La mullida fila trasera de asientos es mucho más amigable para viajes largos que la que se encuentra la Audi q3, un vehículo que compite con la Corsair.

Cada Corsair cuenta como equipo estándar con una pantalla táctil de 8.0 pulgadas que incluye compatibilidad con los sistemas Apple CarPlay y Android Auto, y con características que los compradores esperan en carros de lujo como el botón de encendido y deslizamiento de hasta de seis pulgadas en la fila trasera de asientos (algo que también ofrece la Ford Escape). La segunda de esas características le da a la Corsair 27.6 pies cúbicos de espacio de carga detrás de la segunda fila de asientos, bastante más que las 17.7 pulgadas cubicas que se encuentran la Lexus NX, pero menos de las 29.5 de la Acura RDX.

Aún con todos sus excelentes materiales y contenido estándar, desafortunadamente los mejores componentes en la Corsair son opcionales. Incluyendo el panel digital de instrumentos, parte del paquete tecnológico de $2,750, los asientos delanteros ajustables en 24 direcciones ($1,100), y un excepcional sistema de sonido Revel con 14 cornetas, disponible del nivel Reserve hacia arriba. No es difícil superar con creces al precio inicial de $36,940 la Lincoln Corsair haciendo un par de elecciones en su configurador en línea. El nivel máximo Reserve II trim tiene un precio inicial de $56,115. Si bien es cierto que $20,000 en opciones suena exagerado en un vehículo compacto como la Corsair, también es cierto que esas opciones incluyen características que casi nunca se encuentran el vehículos de su tamaño como asientos masajistas, una segunda fila de asientos plegable electrónicamente, y la habilidad de usar el smartphone como la llave del vehículo. 

2020 LIncoln Corsair: First Drive
2020 LIncoln Corsair: First Drive

Manejo relajado 

Gran parte de la lujosa personalidad de la Corsair se traslada directamente a su comportamiento en el asfalto.  of the Corsair’s luxurious personality directly translates to how it behaves on the road. Los niveles de ruido, vibraciones y aspereza son increíblemente bajos, notablemente mejores que los de la MKC. La Corsair enmudece notablemente bien el ruido del viento, así como el proveniente del motor, los cuales casi nunca entran en la cabina. 

El menú de opciones de la Lincoln Corsair se limita a dos opciones. El motor básico es un cuatro cilindros turboalimentado de 2.0 litros que genera unos respetables 250 caballos de fuerza y 280 lbs.-pie de torque. El otro motor es un cuatro cilindros turboalimentado de 2.3 litros que entrega 295 caballos de fuerza y 310 lbs.-pie de torque. Ambos motores llegan acoplado a la misma transmisión automática de ocho velocidades, con la potencia siendo entregada a las ruedas delanteras, o a las cuatro ruedas cuando elige el sistema de tracción total que es opcional para los vehículos equipados con el motor de 2.0 litros, pero estándar para los modelos con el motor opcional. Según los estimados de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), el consumo de la Corsair es de 22 millas por galón en circuito urbano, 29 mpg en autopista, para un combinado de 25 mpg para los modelos con el motor de 2.0 litros y tracción delantera, mientras que en otro extremo de la ecuación, la Corsair con tracción total logra 21 mpg en la ciudad, 28 mpg en autopista, para un combinado de 24 mpg.

Durante nuestro recorrido desde San Francisco a la población costera de Carmel en el estado de California, conseguimos varias autopistas sin curvas, sinuosas rutas montañeras e incluso algunos  tramos costeros. Pero ninguna de estas condiciones revelaron una personalidad inclinada al manejo agresivo como puede encontrarse en competidoras como la Acura RDX y la Audi Q3. Esta SUV de Lincoln ofrece una experiencia detrás del volante más tranquila y relajada. 

La potencia del motor básico, aún con el sistema opcional de tracción total, se siente lo suficientemente adecuada como para permitirnos recomendar pasar por alto el más potente 2.3 litros.

La potencia del motor básico, aún con el sistema opcional de tracción total, se siente lo suficientemente adecuada para permitirnos recomendar recomendar pasar por alto el más potente 2.3 litros, un motor que solo requiere elegir el nivel Reserve más costoso, sino también el sistema de tracción total y el paquete Reserve I de $4,150. Ambos motores generan el torque suficiente para mover sin problemas las 3,800 libras de la Corsair. Pero en curvas cerradas, aún cuando la camioneta circula a velocidades no necesariamente altas , el peso se hace sentir obligando a la camioneta a subvirar cuando dimos golpes de volante rápidos. 

Si bien la maniobrabilidad agresiva no es el punto fuerte de la Corsair, la calidad de su marcha es impecable, enmudeciendo cada imperfección de la vía, incluyendo los reguladores de velocidad, con gracias y compostura. Lincoln ofrece amortiguadores adaptables por unos muy razonables $700, pero la configuración regular resuelve la amortiguación excepcionalmente bien. 

Nada en el manejo de la Corsair se destaca particularmente lo cual puede, y debe, ser interpretado como un elogio. Todo funciona en armonía y tras bastidores, creando una experiencia de manejo calmada que no requiere de esfuerzos particulares. 

2020 LIncoln Corsair: First Drive
2020 LIncoln Corsair: First Drive

A Case for Corsair

Trasladar la magia de las camionetas grandes de Lincoln al tamaño compacto no es tarea fácil, pero Lincoln definitivamente dio en el clavo con la Corsair 2020. Si bien el modelo puede carecer de las cualidades más deportivas que buscan muchos conductores jóvenes en el segmento, su hermoso diseño, su magnífica cabina y su carácter desprovisto de todo drama deberían ser suficientes para atraer una buen parte del público a darle un vistazo.

Lincoln aún tiene mucho trabajo que hacer para poder liberarse de los viejos estigmas que mantienen a mucho compradores alejados, pero con la Navigator, la Aviator, y ahora la Corsair, está claro que la histórica marca de autos de lujo está en el camino correcto.   

2020 Lincoln Corsair Reserve I

Motor 4 cilindros Turboalimentado 2.3 litros
Potencia 295 Caballos de fuerza / 310 Lbs.-pie
Transmisión Automática de 8 velocidades
Tracción Tracción total
Consumo 21 ciudad / 28 autopista/ 24 combinado
Peso en vacío 3,848 libras
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 27.6 pies cúbicos
Precio inicial $45,825
Precio con opciones $60,110