Esta es la nueva idea de Ford de lo que debe ser un carro compacto

Una de las consecuencias de la decisión de Ford de dejar de producir sedanes, es que la cuarta generación de la Ford Escape llega como modelo 2020 no solo para reemplazar a su generación anterior, sino también para llenar el vacío dejado por el Ford Focus, un compacto que era aún razonablemente popular al momento de su eliminación. Esta es al menos, la esperanza que Ford abriga.

Afortunadamente la nueva Escape es una crossover compacta muy competente que posee la utilidad, el confort y la tecnología que los compradores de hoy en día demandan. Hay que decir también que la cuarta generación de la Ford Escape, tanto en sus características como en su carácter, recuerda a un carro convencional como nunca antes ninguna crossover de Ford pudo hacer. Para ser el resultado de una estrategia de productos basada en el 'todo o nada' (todo para las camionetas, y nada para los sedanes) la nueva Ford Escape muestra un compromiso inteligente entre los carros del pasado y las camionetas del futuro.

2020 Ford Escape
2020 Ford Escape

Convirtiendo al carro en camioneta

Vista de frente la Ford Escape nos recuerda a un carro convencional. Su parrilla hexagonal ennegrecida, que luce idéntica a la del último Ford Focus que se vendió en Norteamérica, está flanqueada en su borde superior por unos faros frontales, cuyo diseño y posicionamiento recuerdan a la hermosa Porsche Macan, y son uno de los muchos toques de inspiración germanos de la nueva crossover.

Las líneas limpias y suaves del frontal se trasladan a través del hermoso perfil del vehículo donde una platina recorre el borde superior de las ventanas ensanchándose en la parte trasera dándole una elegancia poco usual en el segmento. La leve inclinación de la línea de techo también recuerda a los diseños más modernos de la desaparecida línea de carros de Ford. El diseño de la parte trasera adapta unas modernas ópticas horizontales con letras mayúsculas separadas que deletrean E S C A P E en el espacio que las separa, inmediatamente arriba del espacio para la placa, imitando el diseño de los más recientes modelos de Ford de Europa (la Ford Escape se vende en Europa bajo el nombre Ford Kuga).

Las noticias no son tan buenas en la cabina de la nueva Escape. En un segmento donde modelos como la Mazda CX-5 han elevado el estándar de elegancia y calidad, los océanos de plástico negro en la cabina de la Escape son inexplicables e inexcusables. Más aún cuando están presentes hasta en la versión Titanium tope de la gama. Para hacer las cosas peores aún, el cuero en los asientos y el volante no es de la mejor calidad, y para añadir insulto al daño, el intento de decoración en los panales de las puertas luce como el resultado de un ataque a navajazos contra la superficie de plástico. ¡Nada que ver!

2020 Ford Escape
2020 Ford Escape
2020 Ford Escape
2020 Ford Escape

En la cabina

A pesar de los materiales de calidad inferior, el diseño de la cabina representa una notable mejora respecto al modelo anterior. La consola central fue simplificada y solo retuvo los botones para el freno de estacionamiento electrónico, el retenedor o 'brake hold', la desactivación del encendido-apagado automático del motor, asistente de estacionado, modos de manejo, estacionado automático y el selector giratorio de cambios heredado del Ford Fusion. Todos estos controles tienen el tamaño suficiente para hacer que su uso se haga intuitivo en poco tiempo. La disposición central de los controles del sistema climático son igualmente simples e intuitivos. Una pantalla táctil de de 8.0 pulgadas estilo tableta fue situada prominentemente en el tope al centro del tablero, justo sobre una línea de botones y controles giratorios de vieja escuela para ajuste de volumen y búsqueda de estaciones, entre otras funciones. 

Los instrumentos analógicos con una pantalla LED en el centro pueden ser reemplazados, dependiendo de la versión, por un impresionante cuadro de instrumentos digitales similar al que se encuentra en las versiones más altas de la Ford Explorer. Pero la verdad es que los instrumentos analógicos no solo son tan efectivos como la alternativa digital proveyendo la información, sino que esta última carece de la configurabilidad que estamos acostumbrados ver en este tipo de equipamiento. También hay una opción de instrumentación proyectada, pero no en el parabrisas sino en una pantalla transparente plegable. 

Lo que si impresiona en esta cabina es la excelente manera como se aprovechó el espacio disponible. Cada uno de los asientos en la Escape no solo es es sumamente muy espacioso, sino que la base de los asientos traseros tiene un recorrido de 6 pulgadas que puede lograr hasta un máximo de 40.7 pulgadas de espacio para las piernas, tres pulgadas más que en el vehículo que reemplaza. 

Personas de más de seis pies de altura (1.82 metros) no tendrán problemas pasando horas en el asiento traseros de la nueva Escape, aún con personas de dimensiones similares sentadas a su lado. Los 37.5 pies cúbicos de espacio de carga con la segunda fila de asientos deslizada hacia adelante, y de 65.4 con las segunda fila de asientos plegada, supera a opciones tan populares como la Jeep Cherokee (27.6/54.7), la Mazda CX-5 (30.9/59.6), y la Chevrolet Equinox (29.9/63.5), pero es superada por la Honda CR-V (39.2/75.8) y la Toyota RAV4 (37.6/69.8).

2020 Ford Escape
2020 Ford Escape

Carácter compuesto

La comodidad de la cabina se extiende a la maniobrabilidad y al silencio de la Escape, tan notables que la colocan entre las mejores de su clase. Ford mejoró el sellado de las puertas, usó vidrios laminados acústicos y aisló el bastidor auxiliar trasero. El resultado es un control excelente sobre los ruidos de viento y rodamiento, una a velocidad de crucero. La nueva Escape cuenta con un sistema de suspensión totalmente independiente con diseño estilo MacPherson al frente y brazos de arrastre en la parte de atrás, proporciona una marcha estable y compuesta tanto en autopistas como en vías onduladas y sinuosas. 

La Escape está disponible con rines de 17, 18, y 19 pulgadas, las tes usan neumáticos con paredes altas (de serie 225/65, 60, y 55 respectivamente). Pero la verdad entre las tres no sentimos una distinción notable en la calidad de marcha entre ninguno de los tres tamaños, el las vías aledañas a la ciudad de Louisville, en el estado de Kentucky, donde probamos la Escape. 

Ford ofrece tres motores para la Escape 2020, todos a gasolina. Se trata de un tres cilindros turbo-alimentado de 1.5 litros, un cuatro cilindros turbo-alimentado de 2.0 litros para las variantes mejores equipadas, y un tren motriz híbrido. Ford agregará una versión más en algún momento de 2020 cuando llegue la versión híbrida enchufable.

Aún a velocidad de crucero, la Escape exhibe un control excelente sobre los ruidos de viento y de rodamiento. 

Pasamos la mayor parte del tiempo en una unidad equipada con el 2.0 litros, el cual genera 250 caballos de fuerza y 275 lbs.-pie de torque. Estos son números importantes para el segmento, superando a la Honda CR-V (190 hp, 179 lb-pie) y a la Toyota RAV4 (203 hp, 184 lb-pie) y comparándose favorablemente con la Chevrolet Equinox (252 hp, 260 lb-pie). Sin embargo hay modelos qu ela superan como la Mazda CX-5 (250 hp,310 lb-pie) y la versión turbo-alimentada de la Jeep Cherokee (270 hp, 295 lb-pie).

El 2.0-liter mueve todas las 3,551libras de la Escape (equipada con tracción integral) con facilidad, autoridad y con aceleración linear predecible, bien sea rebasando a otras vehículos en las autopista, o acelerando en la salida de curvas en carreteras de dos canales, lo cual es mejorado aún más por un acelerador que es muy fácil de modular. El poco tiempo que pasamos detrás del volante de una unidad equipada con el motor de tres cilindros revela que no es tan competente como cuando lo conseguimos bajo el capó del Fiesta o del Focus, aunque hay que aclarar que esos son vehículos más pequeños y livianos que venían equipados con una caja de cambios manual de seis velocidades y no una automática de ocho.

La transmisión automática de ocho velocidades es la única disponible en las Escape sin electrificación (la híbrida cuenta con una transmisión continua variable CVT eléctrica) pero afortunadamente su comportamiento es razonablemente rápido y refinado. Solo damos deméritos por el selector de cambios giratorio, cuya acción suave con poca retención en cada posición hace que sea muy fácil elegir el cambio equivocado.

2020 Ford Escape
2020 Ford Escape

Compacta pero engorrosa

Si leemos todo lo anterior y sustituimos el nombre Escape, por el nombre 'Focus' o 'Fusion' casi todo seguiría sonando como cierto, y eso esa así porque esta nueva Escape se acerca más que nunca antes a ser una carro regular.

 . . . hasta que la enfrentas a una curva cerrada.

Y es allí donde la Escape nos recordó a gritos que es una crossover. La nueva Escape toma las curvas cerradas con toda la gracias y la compostura de cualquiera de sus predecesoras. Sin ningún tipo de comunicación de la dirección, ni al baja y mucho menos a alta velocidad, con el resultado de estar teniendo que corregir curso constantemente y nunca saber con certeza cuán rápido poder entrar a una curva. Esto resultó particularmente problemático en las sinuosas carreteras de la tierra del bourbon donde cada sorpresa era empeorada por un pedal de freno difícil de modular. Lo anterior sumado a la tendencia de la Escape a derrapar mermó nuestra confianza en su capacidad de maniobra. 

Al intentar tomar curvas cerradas las Escape nos recordó a gritos que es una crossover.

No sabemos cuán importante podrá ser esto para la gran mayoría de los usuarios que manejarán a la nueva Escape en línea recta, pero lo que si sabemos es que esta nueva generación está por debajo de la media del segmento en términos de su capacidad de maniobra.

Lo que si son competitivos son sus precios. Su precio inicial de $24,885 es menor que el de las Chevrolet Equinox, Nissan Rogue, Toyota RAV4, y Jeep Cherokee. Solo las Hyundai Tucson, Kia Sportage, y Honda CR-V tienen una base de precios menor. Pero las cosas se complican a medida en que avanzamos a versiones más costosas. La versión SEL en azul Velocity en las imágenes tiene un precio final de $34,530, eso son solo $340 menos que una Mazda CX-5 Grand Touring Reserve, con potencia similar, más torque, un interior muy superior, y un mejor manejo. Por otra parte, la Mazda carece de la marcha más cómoda de la Escape, y del gran espacio de que la Ford dispone tanto en su cabina como en el área de carga.

Y es precisamente esa  combinación del tamaño de una crossover con la comodidad de un carro regular, lo que debería hacer que la nueva Escape se destaque entre los consumidores. that combination of a crossover's size and space and a car's comfort that should make the Escape a standout with consumers. Y si bien hay mucho espacio para mejorar en términos de maniobrabilidad, la Escape brilla y se destaca en las áreas que a los consumidores realmente les interesa.

2019 Ford Escape SEL

Motor 2.0-liter I4 Turboalimentado
Potencia 250 caballos de fuerza / 275 lbs.-pie
Transmisión Automática de 8 velocidades
Tracción Tracción integral
Consumo A ser anunciada
Peso en vacío 3,551 libras
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 37.5 / 65.4 pies cúbicos
Precio inicial $24,885
Precio con opciones $34,530