Ford logró un vehículo apto para las labores de transporte familiar, que cuenta con el espíritu y la actitud necesarios para pasarla bien detrás de su volante.

No pudimos evitar sentir un grado importante de escepticismo cuando en el Auto Show de Detroit de 2019, Ford presentó su nueva Ford Explorer ST 2020. El problema fue que hasta el momento Ford había reservado el emblema ST para hatchbacks compactos orientados al manejo ágil y sagaz. Los vivaces y virtuosos Fiesta ST y Focus ST habían definido lo que representaban las siglas ST en el mundo de Ford. Hasta ahora las versiones ‘calientes’ de modelos más voluminosos y menos ágiles, como las camionetas Edge y Explorer, o el sedán Fusion habían vestido emblema ‘Sport’, mucho más ordinario y menos ambicioso que ST. Naturalmente, nuestra duda venía de la interrogante sobre cómo una enorme Explorer, aún contando con 400 caballos de fuerza, podría hacer honor al carácter de la marca ST.

Nada de lo que vimos en Detroit nos dijo que la nueva Ford Explorer ST 2020 era algo más que una reedición de la Explorer Sport, con más potencia que de costumbre. Y aún después de manejarla en la vecindad del desfiladero de río Columbia, que separa los estados de Oregon y Washington, la interrogante no nos quedó totalmente resuelta. De lo que no hay duda es de que Ford hizo un esfuerzo importante en proveer a la Explorer del espíritu original de la familia ST, y aunque no llegó a la meta en algunas áreas, el producto final si cuenta con la actitud correcta, y lo hace sin dejar de ser un vehículo apto para las labores de transporte familiar.

En la Explorer ST debuta un nuevo motor V6 EcoBoost de 3.0 litros de desplazamiento que genera los 400 hp de los que hablamos antes y unas portentosas 415 lbs.-pie de torque. Esto representa un incremento de 35 hp y 65 lbs.-pie de en relación al EcoBoost de 3.5 litros en la Explorer Sport 2019, y es suficientemente potente para que la Explorer acelere de 0 a 60 millas por hora en solo 5.5 segundos, lo que desde cualquier punto de vista es una aceleración vertiginosa para una SUV de tres filas de asientos y 4,700 libras de peso.

2020 Ford Explorer ST
2020 Ford Explorer ST

A pesar de estas dramáticas cifras, la Explorer ST no se siente especialmente veloz en el arranque. Al pisar el acelerador, la ST primero se pone de cuclillas y se acomoda para lanzarse hacia adelante antes de que una oleada de torque se encargue de ponerla en movimiento. Su curva de torque es amplia y plana, y es también es un de los mejores atributos de la ST, dándole una sensación casi de catapulta con la cual es fácil pasar un buen rato, siempre y cuando el motor esté revolucionado, Gracias a la acción de su transmisión automática de 10 velocidades, este casi siempre es el caso.   

Sin ninguna duda, la Explorer ST representa la mejor aplicación de esta transmisión que hemos experimentado hasta el momento. No pudimos evitar sugerir que el equipo que la programó compartiera sus notas con quienes se encargaron de calibrar esta misma caja de cambios en el Mustang GT. Su acción es rápida desde el arranque, capaz de no hacerse notar en el manejo diario pero siempre lista para responder veloz y eficientemente a cualquier impulso fuerte del acelerador (sin las dudas que muestra en el Mustang GT). Su mejor desempeño es con la camioneta en modo de manejo Sport, y con el conductor accionando manualmente las paletas de cambios en el volante. 

La Explorer ST 2020 representa la mejor aplicación de la nueva transmisión de Ford de 10 velocidades que hemos experimentado hasta el momento.

No exageramos al decir que las subidas de engranajes se sienten más rápidas y precisas que en el Mustang GT. Según Ford, la Explorer ST en modo Sport cambia manualmente de segunda a tercera velocidad en 0.29 segundos, más o menos un tercio de lo que tarda en hacer el mismo cambio en modo normal con cambios automáticos.

Pero hay un aguafiestas al acecho; los propios guardianes electrónicos de la Explorer. Sin importar cuán agresivo sea el modo de manejo, o si se está seleccionado el modo de cambios manuales, la Explorer siempre cambiará de velocidad si las revoluciones suben o bajan en exceso. En realidad esto es normal en todas las transmisiones automáticas con capacidad de cambios manuales, aún en vehículos de alta performance, el problema con la Explorer ST es que siempre cambia a las 6,000 rpm, esto es 500 rpm POR DEBAJO de la línea roja. La camioneta siempre dio la sensación de que quedó impulso sin aprovechar, algo que no es compatible con el espíritu de los carros ST.

2020 Ford Explorer ST
2020 Ford Explorer ST
2020 Ford Explorer ST
2020 Ford Explorer ST
2020 Ford Explorer ST

La Explorer ST no decepcionó nuestro deseo por características exclusivas. La principal de ellas es el modo de manejo Sport exclusivo del modelo, que a diferencia del modo Sport del resto de las versiones de la línea Explorer, utiliza extensamente la transmisión, haciendo que haga cambios de velocidades súper rápidos, que se mantenga más tiempo en el mismo engranaje (sin pasar de las 6,000 rpm), y que logre recortes más agresivos. Lo anterior sin olvidar las características típicas del modo Sport como una respuesta más ágil de la aceleración, una dirección más precisa y un control de estabilidad menos restrictivo.

Pero por más efectiva que sea la electrónica nunca puede vencer las leyes de la física, especialmente en esta Explorer ST que sufre de exceso de peso. Sus 4,700 libras de masa se convierten en un problema porque su suspensión, que no es lo suficientemente firme para contrarrestar el peso, se lo permite. Los ingenieros de Ford mitigaron el problema, sin eliminarlo, haciendo los resortes 10% más firmes al frente y 9% más firmes atrás, y dotando la camioneta de barras estabilizadoras con diámetros que son 2 mm más gruesos que los de las barras regulares. El juego opcional de neumáticos de verano Michelin Latitude Sport 3 (no disponible al inicio de la producción) hacen que valga la pena el fastidio de tener que reemplazarlos en el invierno.

Pero por más efectiva que sea la electrónica nunca puede vencer las leyes de la física, especialmente en esta Explorer ST que sufre de exceso de peso.

La Explorer ST bambolea libremente de lado a lado en curvas cerradas. El bamboleo es progresivo (hay que ser verdaderamente inepto con el volante para sentirla inadecuada), pero es muy fácil generar situaciones de subviraje, aún con el buen agarre de los neumáticos Michelin. Al mismo tiempo, los amortiguadores podrían ser más firmes para contrarrestar el abundante movimiento vertical. Al igual que la mayoría de sus competidoras, tanto el chasis como la dirección con asistencia electrónica carecen de respuesta, aunque la dirección si da una sensación agradable de peso que crece desde su posición central.

2020 Ford Explorer ST
2020 Ford Explorer ST
2020 Ford Explorer ST

A pesar de nuestras críticas fue imposible no divertirnos detrás del volante de la Explorer ST en nuestro recorrido por las vías montañeras del lado de Washington del río Columbia. A pesar de que la Explorer ST se siente más cercana a la Explorer regular que los que los Focus y Fiesta ST jamás se acercaron a sus versiones normales, aún tiene mucho que ofrecer. La nueva plataforma de tracción trasera se siente involucrada y dispuesta, y aunque la ST viene con tracción integral estándar, el sistema está inclinado hacia la tracción trasera, y solo envía hasta un máximo de 50% de la tracción al eje delantero cuando las condiciones de manejo lo exigen.  

El asunto que realmente hay que tener en cuenta, basados en nuestra experiencia, son los frenos opcionales de performance con que estaba equipada la unidad que condujimos.  Estos utilizan discos más grandes así como pastillas especiales, y son identificables por sus pinzas rojas. Pueden ser adquiridos como parte de el paquete ST Street de $995, o del paquete High Performance de $1,595. Aunque estos frenos son el equipamiento de la Ford Explorer ST que no tiene ningún problema con el peso de la SUV, estos frenos son difíciles de operar con precisión a alta velocidad, una situación en la que con frecuencia aplicamos más fuerza de la necesaria, lo cual puede ser una experiencia estremecedoras en vías montañeras curvosas y desconocidas. Y aunque en manejo urbano y relajado son perfectamente adecuados y fácil de modular, recomendamos ahorrar el dinero y mantener los frenos regulares que comparte con la Explorer Platinum.

A pesar de nuestras críticas fue imposible no divertirnos detrás del volante de la Ford Explorer ST.

La modelos de la línea ST de Ford normalmente utilizan elementos visuales que los distinguen de sus versiones regulares. La Explorer ST, utiliza elementos negros donde las versiones regulares usan cromo. Es así como vemos cobertores de espejos en negro brillante, parrilla de trama negra, bordes de ventanas negros y letras ‘EXPLORER’ negras en el borde frontal del capó. La ST es sin duda la versión más atractiva de la línea Explorer, pero salvo la decoración en negro, los dos emblemas ST y algunos cambios menores en el frente luce como cualquier otra versión de la nueva SUV.

Lo mismo puede decirse de la cabina. Hay un volante de fondo plano exclusivo del modelo, y algunos apliques decorativos distintivos, pero de resto la cabina es idéntica a la de la Explorer regular, que cuenta con las mismas paletas de cambios en el volante, el mismo selector de cambios rotativo y los mismos aburridos asientos de cuero.  Los Focus y Fiesta ST se veían como vehículos especiales desde donde se les mirase, algo que nunca ocurrió con la Explorer ST.

2020 Ford Explorer ST
2020 Ford Explorer ST

Al final, nuestro problema principal - y lo que separa a la Explorer ST de otros modelos ST – es lo cara que es. Hasta ahora, el emblema ST había representado performance asequible. El Fiesta ST solo añadía $5,500 al precio del Fiesta hatchback, mientras que los Focus hatchback regulares a veces costaban más que el Focus ST de $25,170.

Pero el precio de la Explorer ST arranca en $54,740; lo que representa un incremento de  $18,065 sobre la Explorer XLT. Aún desde el punto de vista porcentual del precio total, esto representa un incremento importante comparado con modelos ST previos. Comparar a la ST con la Explorer Sport 2019 no ayuda a mitigar la disparidad del aumento, ya que su precio de $46,625 solo representa un incremento de $8,115 sobre la versión XLT de este año. Ford explica que la mayoría de las Explorer Sport son vendidas con un costoso paquete que es equipo estándar en la más poderosa ST.

Hay que decir que a pesar de lo anterior, el salto de precio no se siente tan escandaloso considerando la gran mejora que representa la Explorer ST sobre la camioneta regular. Ford podría lograr más aún – por ejemplo, una Explorer RS suena increíble, pero también imposible. Así que mientras esperamos lo que nunca va a llegar, tendremos que conformarnos con la Explorer ST, la cual a pesar de carecer de algunas de las cualidades clave que hicieron a los modelos ST tan deseables entre los entusiastas del automóvil, dió en el clavo en lo referente a su espíritu y propósito.

2020 Ford Explorer ST

Motor V6 3.0 litros dobleturbo
Potencia 400 caballos de fuerza / 415 lbs.-pie
Transmisión 10-Speed Automática de 10 velocidades
Tracción Transmisión integral
0-60 mph 5.5 segundos
Peso en vacío 4,701 libras
Consumo Aún por anunciarse
Número de asientos 7
Capacidad del maletero 18.2 / 47.9 / 87.8
Precio inicial $54,740
Precio con opciones No disponible

Galería: Primer encuentro: Ford Explorer ST 2020