Un GT excelente, pero también uno que se queda atrás en la pista.

Veredicto 6.1 / 10

El BMW M850i Cupé es una combinación perfecta de agilidad y clase, y sin duda el M8, su derivado de alta potencia, hará lo mismo de manera aún más impresionante cuando se estrene en unos meses. Sin embargo, aunque el BMW M850i Convertible, que comparte casi todos los mismo componentes con su hermano de techo fijo, no se siente igual de ágil.

La versión descapotable del Serie 8 es un ejemplo perfecto de un “Gran Turismo”, un auto hecho para pasear, por lo que lo mejor será que no lo confundas con un convertible para la pista. Pero lo que le falta en agilidad (afectada por su peso), el M850i lo compensa con un motor de ocho cilindros con alta potencia, estilo hermoso y una tecnología en abundancia.

Precio 7/10

Empezando en $121,400, el Serie 8 convertible definitivamente no es barato. Pero al compararlo con sus competidores; el Mercedes Benz Clase-S Convertible y el Maserati GranTurismo que cuestan $134,300 y $150,380 respectivamente, luce razonable. Hasta el Porsche 911 Carrera Cabriolet que es un competidor indirecto cuesta $126,100. Lo que hace del Serie 8 la opción más accesible en su segmento.

A pesar de que BMW quiere cobrar por absolutamente todo (por ejemplo la absurda suscripción anual de $80 para activar Apple CarPlay), el modelo que probamos fue solo $123,395 con opciones incluidas. El paquete de asistencia al conductor (asistente de mantenimiento de canal y control de camino por radar) por $1,700 es la opción más cara en nuestro vehículo de prueba. El resto son el paquete de asistencia de manejo (asistencia de parqueo, detección de punto ciego y advertencia de pérdida de canal) por $900, controles de cristal por $650, el calentador de cuello por $400 y el “Shadowline Trim” por $350, cual incluye detalles negros al exterior. A este auto le hace falta varios paquetes (Bower y Wilkins audio por $3,400, sistema de visión nocturna por $2,300 y el paquete de fibra de carbono por $3,550), pero aún con todo los equipos abordo, el M850i debería retener su ventaja de precio en relación a sus rivales con equipamiento similar.

Galería: Prueba BMW M850i xDrive Convertible 2019

Diseño 8/10

Aunque se encuentre en un segmento repleto de vehículos hermosos, el BMW Serie 8 convertible es innegablemente sexy. El capó largo y elegante, faros afilados, un parabrisas drásticamente inclinado y una sección trasera corta resultan en un perfil perfecto y proporciones excelentes con el techo abajo. El modelo también es atractivo con su techo subido, pero como cualquier convertible, se ve mejor con la lona escondida.  

En su interior los detalles impresionantes continúan. Aunque los paneles de las puertas tengan demasiado plástico negro para un auto que cuesta $120,000, el resto del interior, especialmente el tablero y la consola central son muy elegantes. La pantalla táctil de 10.3 pulgadas y el grupo de controles digitales de 12.3 pulgadas se ven igualmente asombrosos. La mayoría del tablero y el volante están cubiertos en cuero, mientras que las salidas de aire y partes de la consola central tienen detalles en aluminio.

Uno de los componentes más atractivos son los controles hechos en cristal ($650). La palanca de cambio de engranes, controlador de iDrive, botón de arranque y botón de volumen hechos con cristales Swarovski le dan un nivel de lujo a este BMW que sería apropiado hasta para modelos de la división Rolls Royce.

Comodidad 5/10

Damos alta calificación al Serie 8 por la comodidad de sus asientos delanteros. Incluyen 20 formas de ajuste, zonas laterales reforzadas y ventiladas, manteniendo un perfil grande y un reforzamiento leve y cómodo. El calentador de cuello opcional de $400 es bastante inútil en Miami, pero es una tremenda comodidad para los climas más fríos. El espacio para la cabeza y las piernas también es adecuado para un vehículo en este segmento.

La fila trasera trasera es donde el Serie 8 empieza a fallar, ya que el espacio para la cabeza y piernas, está severamente limitado. Aunque la sección delantera es adecuada para viajes largos, el resto de la cabina se siente apretada en esos asientos que solo fueron creados para las compañías de seguro (los autos con cuatro asientos son más baratos de asegurar que los de dos puestos). Aunque no lo crean, la cantidad de espacio en este Gran Turismo es comparable con otros autos deportivos 2+2 como el Toyota 86, mientras que la falta de espacio para la cabeza te hace sentir claustrofóbico con el techo arriba. Hay 12.4 pies cúbicos de espacio de carga, pero BMW no menciona si eso es con el techo arriba o abajo. En comparación, el S-Class Cabriolet tiene solo 8.8 pies cúbicos con el techo abajo.

Tecnología y Conectividad 8/10

Todos los Serie 8 vienen equipados con el Live Cockpit Pro de BMW que incluye navegación y configuraciones de infoentretenimiento. También incluye controles de voz y gestos, el último un poco efectista, y la adición de una voz similar a Siri de Apple que reacciona a la frase “Hey BMW”. En este vehículo, igual que en el nuevo Serie 3 y X7  tuvimos problemas cuando le pedimos al asistente digital que nos dirigiera a un restaurante o que cambiara la estación de radio. Si, a veces te pide que hables más fuerte o que repitas la orden, pero así son casi todos los asistentes digitales. Manejando a 60mph con el techo abajo, el sistema funciona en gran parte como esperábamos.

Dos pantallas grandes se posicional al centro del tablero, un grupo de instrumentos digitales de 12.3 pulgadas y una pantalla táctil de 10.3 pulgadas. Ambas son claras, fáciles de leer y configurables. La pantalla central responde bien al toque, pero el sistema iDrive es más fácil de usar mientras manejando.  

Lo único que amarga la relación con el sistema de infoentretenimiento excelente es el mismo problema que plaga a casi todos los productos BMW, el costo de suscripción a Apple CarPlay. Ay que decir en defensa de BMW que la versión inalámbrica de Apple CarPlay es una de las opciones tecnológicas más impresionantes y que en este modelo se ofrece un año de prueba gratis. Pero, después del año, CarPlay le costará a sus dueños $80 dólares al año, y tiene su propio conjunto de problemas.

Maniobrabilidad y Marcha 5/10

Quizás la mejor parte del M850i es su motor turboalimentado con dos turbos, 4.4 litros de desplazamiento y 8 cilindros, un motor que hemos admirado previamnete en SUV’s como la X7. En el Serie 8, produce 523 caballos de fuerza, 553 libras-pie de torque, y un sonido glorioso desde las salidas de su escape. Toda esa potencia va acompañada con una transmisión automática de ocho velocidades que le envía la fuerza a las cuatro ruedas utilizando el sistema estándar xDrive de BMW.

El M850i es genuinamente rápido en línea recta y BMW dice que llega a 60mph en solo 3.8 segundos (0.2 segundos más lento que el cupé). Lleva neumáticos de tamaño 245/35/R20 al frente y 275/30/R20 atrás logrando un nivel de tracción excelente. No pierde tracción al lanzamiento y no hay retraso en los turbos, lo que significa que te encontrarás enterrado en tu asiento mientras que la transmisión ZF cambia entre los engranajes sin esfuerzo.

Aunque la velocidad en línea recta es buena, la característica más importante del Serie 8 es la manera en que sostiene velocidad. El M850i toma el nombre “gran turismo” seriamente, resultando en un manejo de autopista sumamente cómodo mientras que se siente callado en la ciudad. Ni aun las ruedas de 20 pulgadas M logran alterar como se desliza por la carretera.

Cuando llegas a una curva, te das cuenta por que el Serie 8 Convertible no se puede considerar un auto deportivo. El auto suena bien cuando consideras que tiene un sistema de manejo activo y un diferencial M Sport (ambos estándar en el M850i). Aun con el sistema de cambio de dirección equipado a las ruedas traseras, cuando le presentas una curva, no se siente nada. Tampoco se siente casi nada en el volante. La responsabilidad recae sobre la abundancia de sistemas electrónicos. Ni siquiera la suspensión dinámica logra una buena sensación, se siente demasiado firme, añádele el peso de 4,600 libras y el resultado queda desprovisto de todo vestigio de agilidad.

Seguridad 5/10

Por $900 el paquete de asistencia de manejo le da al Serie 8 sistemas como la asistencia activa para el parqueo, detección de punto ciego, advertencia de colisión frontal con frenada delantera automática, advertencia de pérdida de canal y una cámara de visión 360 grados. Afortunadamente no tuvimos que probar el sistema de frenado automático de emergencia. Podemos informar que el resto de los sistemas de seguridad funcionan perfectamente.

Por $1,700 el paquete de asistencia al manejo añade un nivel superior de equipo de seguridad. Incluido esta el control de camino por radar y el centrado de carril automático. Aunque funcionan decentemente, no se comparan con los sistemas ProPilot de Nissan y Supercruise de Cadillac. El Serie 8 se mueve agresivamente dentro de los marcadores de carril.

Esto seria un poco más aceptable si los sistemas no fueran tan caros. Los dos paquetes combinados le añaden $2,600 al precio final, pero sin ellos el Serie 8 no tendría casi equipo de seguridad.

Rendimiento de Combustible 4/10

Con un consumo estimado por la EPA de 17 millas por galón en la ciudad, 26 en la autopista, y 20 combinado, el Serie 8 no ganará ningún premio por eficiencia, pero tomando en cuenta que es un Gran Turismo de gran tamaño y peso con motor V8, podría ser peor. El Maserati Gran Turismo con su anciano motor de 4.7 litros y ocho cilindros (13/20/17) ciertamente lo es, mientras que el Mercedes-Benz S560 4MATIC Coupe (17/26/20) logra cifras idénticas. No hay que olvidar que todos estos vehículos requieren gasolina premium.

Competidores

2019 BMW M850i xDrive Convertible

Motor V8 Doble-Turbo 4.4-Litros
Potencia 523 Caballos de fuerza / 553 Libras-pie de torque
Transmisión Automática de 8 velocidades
Tracción Tracción a todas ruedas
0-60 mph 3.8 Segundos
Velocidad máxima 155 MPH (limitado electrónicamente)
Peso en vacío 4,607 Libras
Consumo 17 Ciudad / 26 Autopista / 20 Combinado
Número de asientos 4
Capacidad del maletero 12.4 Pies Cúbicos
Precio inicial $121,400
Precio con opciones $123,395