Todo lo que nos gusta de una SUV, con todo lo que nos gusta de Rolls-Royce.

Hace poco tuve una discusión con un amigo después de haber manejado la Rolls-Royce Cullinan. El trabaja en finanzas y se encuentra rutinariamente con el tipo de persona que puede gastar $400,000 en una SUV sin pensarlo mucho. En sus ojos, la Cullinan no tiene mucho sentido. El dice que solo sirve como un objeto para demostrar el estatus económico del dueño, y que los millonarios que él conoce nunca comprarían una.

Le expliqué que Rolls-Royce, y sus dueña BMW, son compañías muy exitosas que han generado miles de millones sabiendo cómo construir autos que son, admirados, populares -en sus segmentos-, y competitivos. La demanda para la Cullinan ha sido de una magnitud tal que tomó a Rolls-Royce por sorpresa que no puede fabricarlas con rapidez suficiente para satisfacer la demanda. Sin embargo, mi amigo se mantuvo firme en su opinión y continuó diciendo que sus clientes nunca comprarían una.

Después de un fin de semana largo con la Cullinan, quisiera conocer a esta gente para preguntarle a cada uno de ellos: ¿Cuál es tu problema?

Galería: 2019 Rolls-Royce Cullinan: Reseña

En serio. Si tienes el dinero para comprar una Cullinan, ¿por qué no lo harías? Yo veo el asunto de una manera muy simple. Aunque tengas que vender un par de obras de arte, o quizás bajarle un poco la temperatura al lujo de las vacaciones de este verano, la Cullinan vale la pena. En este segmento es muy difícil encontrar un vehículo ultra lujoso con un carácter tan accesible como la camioneta de Rolls-Royce. Es extravagante, igual que cualquier otro carro de la marca y vas a querer usarla todos los días. La Cullinan combina todos los atributos que hacen que las crossovers sean el tipo de vehículo más popular del planeta.

Aunque sea grande y alta, es manejable. Mientras, que el Phantom se siente enorme con casi 19 pies de largo, la Cullinan, de 17 pies de longitud, es solo 6 pulgadas más larga que el modelo más corto de la Cadillac Escalade. Es más o menos igual de larga que la Lincoln Navigator. No hay duda que la Cullinan es un vehículo grande, pero si te sientes cómodo manejando una SUV de fullsize, te caerá muy bien la Rolls.

Con 17 pies de longitud, la Cullinan es solo 6 pulgadas más larga que el modelo más corto de la Cadillac Escalade.

Sentados en la primera fila, el chofer y el pasajero se encuentran con un capó inmensamente largo. Al fin de ese capó está el ornamento icónico que encontrarás en todos los modelos Rolls-Royce. Aunque la gente común lo vea como un detalle ostentoso, sirve como un punto vital para que el chofer pueda ver en dónde termina el enorme capó. Además, es difícil manejar sin enfocarse en el resplandeciente 'espíritu del éxtasis' (Spirit of Ecstasy), que es como se conoce a la pequeña estatua hecha de cromo sirve para recordarte que estás manejando algo especial. No importa si vas a Nobu o a McDonald’s, la Cullinan siempre te hace sentir que eres un rey entre gente común.

La marcha de la la Cullinan se debe en gran parte a su magnífico sistema de suspensión. Puedes manejar sobre un cráter y la suspensión de la Rolls, como por arte de magia, te hace sentir como si estuvieras conduciendo sobre sábanas de seda. A la vez que ignora los hoyos en la carretera, la Cullinan encuentra una manera de callar completamente al mundo externo.

2019 Rolls-Royce Cullinan
2019 Rolls-Royce Cullinan

Cuando oprimes el botón mágico, sus puertas grandes y pesadas se cierran solas. Quizás esto sea un botón innecesario en un auto normal pero en el mundo de Rolls-Royce es lo mínimo que se puede esperar. Inmediatamente cuando entras a la Rolls, te encuentras con una cabina increíblemente silenciosa. La mayoría de los autos hacen todo lo posible para reducir los sonidos externos, como el viento y el ruido de los neumáticos, pero la Rolls encuentra una forma de eliminarlos completamente. Mientras esté en su interior, la Cullinan lo protegerá de cualquier perturbación.

Súbete los grandes y cómodos asientos y, si no estás conduciendo, quítate los zapatos y entierra los pies en las alfombras de lana de cordero. La Cullinan es sumamente cómoda en cualquier asiento en que te sientes, ya que cada uno de los cuatro puntos en este modelo de prueba (cinco vienen estándar) sirve como un lugar ideal para cubrir largas distancias.

2019 Rolls-Royce Cullinan
2019 Rolls-Royce Cullinan

Rolls-Royce coloca capas de madera, cuero y cromo en toda la cabina de una forma que ningún otro fabricante ha sido capaz de hacer. El volante de borde delgado con sus radios de madera, el tablero de madera y cuero, y  los controles y acentos de metal son impresionantes. Cada interruptor, botón y punto de contacto parece que durará 1,000 años, después de los cuales solo necesiten una gota de aceite para funcionar por 1,000 años más. Cuando se trata de una calidad de construcción sólida, Rolls-Royce es la regla por la cual se miden otros fabricantes de automóviles.

A diferencia de un Phantom, el asiento del conductor de la Cullinan es el asiento ideal. Sin embargo, a diferencia del Wraith o el Dawn, esa bondad no compromete la segunda fila. Hay una inmensa cantidad de espacio, independientemente si escoge la configuración individual de cuatro asientos o la configuración del salón de cinco asientos. Pero honestamente, la configuración de cuatro asientos es la que vas a querer.

No llené la jarra de cristal de Cullinan con un buen whisky, pero lo consideré.

Aparte del lujo adicional de no tener que codearse con otro pasajero, hay razones prácticas para ir con la configuración de cuatro asientos. Rolls-Royce separa la bodega de carga de la cabina principal con la configuración de cuatro asientos, por lo que el Cullinan de cuatro personas se siente un poco más como un automóvil además, esta opción de $17,500, hace que la cabina ya sepulcral sea aún más callada.

Los asientos individuales tienen un mayor rango de ajuste en comparación con el banco para tres, acompañados por una partición central inamovible. Mientras que las mesas de bandejas de madera y las pantallas emergentes estilo iPad (una opción de $8,000) están disponibles independientemente de la configuración, solo que el esquema de cuatro asientos tiene un refrigerador para enfriador de champán, flautas y un jarra de cristal disponible para los pasajeros en los asientos traseros. No llené el jarra con un buen whisky, pero lo consideré.

2019 Rolls-Royce Cullinan
2019 Rolls-Royce Cullinan
2019 Rolls-Royce Cullinan
2019 Rolls-Royce Cullinan
2019 Rolls-Royce Cullinan

Además, si hubiera habido un whisky en el coche, no me habría sentido bien haciendo trabajar el V12 de 6.7 litros turbo de la Cullinan. Este delicioso motor produce 563 caballos de fuerza y ​​627 libras-pie de torque, y es tanta potencia que hace irrelevantes las 5,864 libras de peso de la Cullinan. Pise el acelerador y las Rolls avanzó como un barco de guerra a velocidad de flanco. La Cullinan se siente increíblemente rápida para su tamaño. Me dejó boquiabierto cuando la probé por primera vez en Jackson Hole a fines del año pasado, pero la facilidad con que este coche aumenta la velocidad en el mundo real es adictiva.

La Cullinan es un vehículo sorprendentemente fácil de operar, pero no es particularmente barata. Partiendo en $325,000, nuestro vehículo de prueba agregó el valor de un Mercedes-Benz S450 en opciones para un precio final de $420,630. Los aspectos más destacados de esa cifra incluye la configuración de asientos individuales de $17,500, la configuración del teatro trasero de $8,000, un sistema de audio Rolls-Royce por $9,950, $2,075 para control de manejo adaptable y $4,500 para tener la “Spirit of Ecstasy” alumbrada. Pero eso es simplemente lo funcional.

La Cullinan se siente increíblemente rápida para su tamaño.

Las actualizaciones estéticas comienzan la posibilidad de modificar el vehículo al gusto del consumidor que en sí misma cuesta $6,000 y da acceso a una gran cantidad de actualizaciones visuales. Las molduras de madera, hechas de una impresionante Mimosa Negra de poros abiertos, cuestan $3,000. Nuestra unidad de prueba contaba con molduras de prueba extendidas un costo extra de $8,300, que incluía la totalidad del tablero y los rayos del volante. Para acceder a los impresionantes ribetes y costuras de color azul turquesa en los asientos de cuero 'blanco ártico', hay que agregar $6,100. Las alfombras de lana de cordero en realidad valen la pena, aunque Rolls-Royce cobre $1,500 por ellas. Los monogramas 'RR' bordados en los reposacabezas cuestan $1,400 más.

Pero, francamente, todas esas cosas valen su precio. La Cullinan, incluso esta unidad de prueba de $420,000, justifica su precio. Este vehículo que puede ser usado a diario con toda faclidad y sin pensarlo mucho. Durante mi fin de semana con la Cullinan, llevé 18.6 pies cúbicos de carga en el maletero, fui y vine de la oficina en tráfico pesado (nunca había visto a los conductores de Detroit tan respetuosos), y llevé a mi esposa y dos amigos a comer el domingo. Y al final de cada día, pasé un rato simplemente admirando como esta SUV de $420,000 hacía mi casita luciera infinitamente más elegante. Todo se sintió completamente natural en la Cullinan, un vehículo que sobresale en todas las cosas que un Rolls-Royce debería poder hacer bien. Se sentía mejor cada milla que la conduje, y me hacía sentir mejor cada milla que la manejaba. La gente me miró, algunos hasta saludaron, y casi todos sonrieron. Como cualquier otros Rolls-Royce, la Cullinan es una clara demostración de riqueza. Afortunadamente, también es mucho más eso.

2019 Rolls-Royce Cullinan