Fue en 2007 fue cuando la pickup Harley se convirtió en una camioneta de alto rendimiento. El V8 de 5.4 litros seguía siendo el motor estándar, pero una versión sobrealimentada por Saleen que producía 450 caballos de fuerza y 500 libras-pie de torque era ofrecida como opción. Técnicamente, sigue siendo la Ford F-150 más potente ofrecida desde la fábrica, un título compartido con las camionetas actuales con motor EcoBoost de alto rendimiento.