A principios de la década de los 2000s, Ford estaba teniendo un éxito tremendo con su SVT F-150 Lightning de alto rendimiento. Aquella camioneta contó con 380 caballos de fuerza producidos por un V8 Triton sobrealimentado de 5.4 litros entre 2002 a 2004. Una versión con un poco menos potencia, 340 hp, del mismo motor encontró un nuevo hogar debajo del capó de la Harley en 2002 y 2003.