A mi me gustan los carros azules y no voy a cambiar para el caso del Corvette C8. Un mano del azul correcto puede poner a volar a tu Corvette debajo del radar, sin tener que acudir a colores aburridos como el blanco, el negro o el gris. Es por eso que elegí el azul Elkhart Lake metalizado como color exterior con las ruedas de rayos abiertos en Carbon Flash, que es como Chevrolet llama a su acabado con aspecto de fibra de carbono. Para dar un poco de contraste elegiría el revestimiento rojo para las pinzas de freno, y mantendría todos los acentos Carbon Flash, incluyendo el emblema, y añadiría las cubiertas de los espejos en carbón Flash para darle una pizca de etilo y dinamismo. 

También optaría por el paquete de performance Z51 con sus suspensión magnética, frenos más grandes, escape de performance para mayor potencia y torque, diferencial electrónico de deslizamiento limitado,  S control Performance Package with its Magnetic Ride Control, larger brakes, performance exhaust – for more horsepower and torque – electronic limited-slip differential, un radiador extra y alerón funcional, aunque no soy muy fan del diseño de este último.También añadiría el cobertor del motor en color rojo para alegrar la vista desde afuera. 

Para la cabina, elegiría el paquete interior 3LT interior, que incluye equipamiento como instrumentación proyectada en el parabrisas, cargador inalámbrico de teléfono, asientos con ventilación y calefacción, volante calentable , sistema de sonido Bose con 14 cornetas, y mucho más.  Todo ese equipamiento también es parte del paquete 2LT, pero el 3LT adds también incluye las butacas GT2, superficies de gamuza, tapicería de cuero especial entre otros lujos. El paquete 3LT también da más opciones de colores; en mi caso el color sería rojo adrenalina, tanto para las superficies de la cabina como para los asientos. Los combinaría con cinturones de seguridad rojos y el paquete decorativo de fibra de carbono para añadir contraste a tanto rojo. 

Es difícil no enloquecer diseñando un Corvette C8. Su precio inferior a $60,000 se siente como una invitación a gastar más dinero. ¿Cómo no añadir un par de opciones si el precio de entrada es tan bueno? Y antes de darnos cuenta hemos añadido $15,000 en opciones.

- Anthony Alaniz