Introducido en 2003, el Ferrari 360 Challenge Stradale fué diseñado como una versión más extrema para la pista del 360 Modena regular. El Challenge Stradale pesaba 240lbs menos que un 360 común, e incluyó elementos especiales como los frenos cerámicos encontrados en el Ferrari Enzo. El 360 Challenge se enfocó tanto en la pérdida de peso, que incluso el sistema de sonido y el mecanismo para bajar las ventanas fuesen opcionales. El motor central del modelo super deportivo era un V8 que con capacidad para 419hp y 275 lbs-pie de torque.