El Ferrari 599 sirvió como el reemplazo para el 575M Maranello, mientras que el 599 GTO se diseñó para los dementes que al ver el 599XX  pensaron 'quiero uno de esos para la carretera'. Al momento de su debut, Ferrari dijo que el 599 GTO el carro de carretera más rápido de su historia. Con un V12 que producía 661hp y 457 lbs-pie de torque, no dudamos que esa afirmación sea cierta. Además de inspirar la concepción del modelo, el 599XX le dejó regalos a su hermano de calle; en la forma de ajustes a su transmisión desarrollados en la pista y un sistema de escape que le permitía al V12 trabajar con mayor facilidad.