Así como el 458 Speciale marcó el fin de una era para Ferrari, el 488 Pista marcó el principio de la siguiente. Basado en el 488 GTB con inspiración del 488 GTE y el 488 Challenge, el 488 Pista tomó los componentes desarrollados para los carros de carrera y los trajo a las vías públicas. Gracias a su V8 equipado con dos turboalimentadores, el Pista contaba con 710hp y 568lbs-pie de torque gerenciados por una transmisión automática de siete velocidades y doble embrague. Aunque ya fue reemplazado por el F8 Tributo, el 488 Pista nos demostró que el futuro de Ferrari luce brillante.