Además de ser una versión más extrema del Ferrari 458, el 458 Speciale marcó el final de una era para Ferrari. Su V8 de aspiración natural de 597hp y 398 lbs-pie de torque fue el último de motor de colocación central, usado por un Ferrari sin contar con inducción forzada, es decir sin utilizar turbos. El 458 Speciale fue introducido en 2014 siendo capaz de acelerar de 0 a 62mph en aproximadamente 3.0 segundos. Igual que el 360 Challenge Stradale y el F430 Scuderia, el Speciale utilizó elementos desarrollados en la pista para proveer una experiencia intensa en las vías públicas.