Si crees que un carro es atractivo por el sólo hecho de ser convertible, quizás cambies de opinión al mezclar los modelos más populares del segmento. La prevalencia de rasgos inferiores anchos, una parrilla pequeña y faros grandes es fácil de detectar. Se supone que los convertibles son atractivos: piensa en un Porsche 911 y un Mercedes Clase SL. Sin embargo, únelos y obtendrás un vehículo bastante aburrido.