Lamentablemente, el diseño de la parte trasera del sedán promedio es mucho menos ingenioso cuando se le compara con el frente. Se ven pocos detalles llamativos. Las luces traseras grandes flanquean la apertura del maletero, con un toque del Ford Fusion que se aprecia fácilmente.