Aunque alguna vez fue muy popular, este tipo de vehículo prácticamente es inexistente en Estados Unidos actualmente. Aún así, su diseño trasero es inconfundible. Igual que las pickups regulares, estas versiones basadas en auto regulares se concentran en la funcionalidad. Las luces traseras son delgadas, verticales y relegadas a los bordes a fin de dejar espacio para el portón trasero.