El Four-Rotor Corvette fue un hermoso Corvette conceptual de motor central con puertas tipo 'alas de gaviota' y hermosas proporciones, que contó con la mala suerte de haber sido el receptor de no uno, sino de dos motores rotarios Wankel, los cuales producían una potencia combinada de 420 caballos de fuerza. GM había pagado una pequeña fortuna por el derecho de explorar y producir la tecnología Wankel y la quería ligar al prestigio y popularidad de Corvette. A Bill Mitchell, el todopoderoso jefe de diseño en GM le gustó mucho este concepto, por lo que lo guardo esperando un mejor momento para volverlo a presentar al público.