La siguiente movida de Duntov en su camino hacia en Corvette de motor central era construir un carro de carreras para competir en los eventos de resistencia estilo Le Mans, abiertos a carros experimentales, y así ganarle adeptos a la configuración de motor central. El plan original era construir seis unidades del vehículo, que naturalmente fue bautizado como CERV-II. El primer y único ejemplar fue terminado en 1964, justo cuando comenzaba a desarrollarse la debacle del Corvair, un carro de motor trasero que tenía problemas importantes de estabilidad. GM se retiró de todo tipo de carreras a la vez que sus esfuerzo por innovar en relación al lugar de colocación de sus motores recibió un enorme ojo morado. El CERV-II fue usado por un tiempo como vehículo de demostración y pruebas. Tanto el CERV-I como el CERV-II eventualmente pasaron a manos privadas. En 2013 el CERV-II reapareció en una subasta de RM Sotheby’s alcanzando un precio de $1,100,000.