Para un estadounidense, ver a un Chevrolet o incluso a un Toyota con un motor V8 ensordecedor atacar este evento de subida de la colina tan británico es extremadamente gratificante. Este año, hubo muchos carros de la serie Euro NASCAR, una liga menor del Cup Series estadounidense. Y todos ellos se hicieron notar entre los muchos clásicos e hipercarros de millones de dólares. Pero no todos dejaron una buena impresión; un Chevy SS marcado con el número 3 fue el primer vehículo del fin de semana en estrellarse contra los fardos de heno.

Foto: Jeff Perez / Motor1.com