Aunque sea el único auto británico en esta lista, el Jaguar XF no es gran sorpresa. Sufre problemas de confiabilidad, haciéndolo impopular entre los compradores de vehículos de lujo. Tiene una tasa de depreciación de 54.8%, con un precio promedio de $30,268 por un modelo usado.