Con más de 1,000 caballos de fuerza (745 kilowatts) y carrocería de fibra de carbono y kevlar, el Falcon F7 es el carro a gasolina más rápido del que probablemente hayas oido hablar. La compañía localizada en Holly, Michigan fue fundada en 2009, y mostró su primer F7 de producción en el Auto Show de Detroit de 2010.

Su motor es un V8 Lingenfelter V8 biturbo, que bajo el capó de los más recientes F7 ha llegado a producir unos bestiales 1,100 hp (820 kW). Con un peso en seco de solo 2,785 libras (1,263 kilos), el F7 puede acelerar de 0 a 60 millas por hora (96 km/h) en solo 2.7 segundos, y alcanzar una velocidad máxima mayor a las 200 mph (321 km/h).

Dependiendo de la versión los precios del Falcon F7 oscilan entre $195,000 y $395,000.