Chrysler, bajo el liderazgo de Iacocca, hizo historia en 1984 con el lanzamiento de la minivan. La Dodge Caravan (en la imagen) y la Plymouth Voyager, eran dos vans compactas, que cambian en un garaje normal, basadas en la mecánica de los carros K, por lo que se manejaban como automóviles. Las minivans tuvieron un éxito sin precedentes y se convirtieron en una fuente confiable de ganancias para Chrysler. La ironía es que la minivan había sido estudiada y rechazada por Ford, donde era conocida con el nombre código Minimax.