La primera generación de la Jeep Grand Cherokee fue concebida y desarrollada por American Motors (AMC), pero fue su diseño y la necesidad que Iacocca identificó (adelantándose a la fiebre de las SUVs que atravesamos actualmente) de una SUV cómoda y lujosa, la que llevó a Chrysler a adquirir a AMC, dueña de Jeep, en 1988. Chrysler hizo varias mejoras al diseño original el cual fue finalmente lanzado a mediados de 1992, como modelo 1993, coincidiendo con la partida de Iacocca.