Iacocca ordenó poner una parrilla de Rolls-Royce al frente de un Ford Thunderbird. Con esa sencilla instrucción creo un clásico instantáneo y perecedero, el Lincoln Continental Mark III