Este gran sedán alemán es el carro más costoso de este ranking, con un precio promedio en el mercado de usados de $89,434. Se ubica en el cuarto lugar en su permanencia en el mercado de segunda mano, con un promedio de de 41.6 días antes de conseguir un nuevo dueño.