Con un precio promedio de $56,591, el sedán grande de la marca coreana de carros de lujo es uno de los modelos más baratos de la lista, y aún así, junto al Tesla Model S, es el único de ellos que ofrece en conjunto una cámara trasera, freno automático de emergencia, alerta de colisión frontal y asistente de pérdida de canal como equipamiento estándar.