En los años 30, Edsel Ford y E.T. 'Bob' Gregory le mostraron al mundo que el diseño automotriz era una verdadera forma de arte. Entre sus muchos logros históricos se encuentra el Lincoln Continental, un carro que comenzó su carrera como un modelo único para que el heredero de Ford lo disfrutara durante sus vacaciones de verano de 1938 en Florida.

El Lincoln Continental era un modificación del Lincoln Zephyr convertible bajado tanto en su despeje del suelo como en la altura de su carrocería, y alargado especialmente su capó. No tenía escalones de estribo pero si una rueda de repuesto situada en la parte de atrás, después de la tapa del baúl, lo que se convertiría en una clave de diseño del modelo por varias décadas. El carro fue un éxito con los amigos de Ford en Palm Beach por lo que en 1939 fue llevado a producción con cambios mínimos. Pero la Segunda Guerra Mundial llegó para aguar la fiesta. La producción de carros civiles fue suspendida entre 1942 y 1947. Para hacer las cosas peores, el Continental perdió su principal aliado cuando Edsel murió prematuramente de cancer en 1943, a los 49 años de edad. 

A finales de 1949, bajo el comando de Henry Ford II, Ford reanudó la producción de vehículos civiles, mientras trabajaba febrilmente en el desarrollo y diseño de un nueva y moderna  línea de Fords, Lincolns, y Mercurys para 1949, que no incluyó un nuevo Continental.

En 1956, Continental regresó, pero no como un Lincoln, sino como una marca independiente. El Continental Mark II, el primer (y único) modelo de la recién creada División Continental de Ford era un carro tecnológicamente complicado y ambicioso, que era construido meticulosamente, casi a mano, lo que lo hacía tan costoso como un Rolls-Royce de la época. Entre su exclusiva lista de propietarios, se encuentra nombres como: Elizabeth Taylor, Elvis Presley, Nelson D. Rockefeller, y el Sha of Irán. Pero ni eso fue suficiente para evitar que Henry Ford II, eliminara para 1958 tanto el auto como la división que lo construía, poco impresionado por la pérdidas que generó. Lincoln continuó construyendo un Continental sin emblemas Lincoln, hasta 1960 pero usando el poco atractivo diseño general de Lincoln de finales de los 50, que era más barato y sencillo de construir.

En 1961, el Lincoln Continental, con nombre y apellido, regresó como el modelo único de la marca mostrando un hermoso y exitoso diseño con cuatro puertas estilo suicida y la posibilidad de un techo convertible. Durante las siguientes cuatro décadas el nombre Continental fue usado en una gran variedad de modelos Lincoln, hasta que fue retirado en 2002 cuando el sedán basado en el Ford Taurus que lo usaba fue descontinuado sin reemplazo.  El nombre Continental fue revivido por tercera vez en 2017, en una elegante línea de modernos sedanes de lujo de Lincoln, que incluye un sedán de base larga, que usa puertas suicida como los Continental de los años 60. – Simón Gómez