El nombre Dodge Charger es ya un icono. Primero apareció en 1966 en un fastback de dos puertas. Como muchos muscle cars de la era el público lo abandonó al principio de los 70 cuando el combustible se hizo escaso y caro. En 1975 Dodge lo remodeló para tratar de convertirlo en un carro de lujo. 

En 1978 Dodge reemplazó al Charger por el dodge Magnum, para resucitar el nombre el 1982 en un indigno fastback/hatchback subcompacto de tracción delantera. 

Aunque Dodge logró hacer dos modelos interesantes de esta versión, los Dodge Shelby Charger y Charger GLHS, el modelo no sobrevivió la década de los 80, terminando su carrera en 1987. El Dodge Charger revivió con fuerza en 2006, esta vez como un sedán 4 puertas y tracción trasera. – Anthony Alaniz