Por más de dos décadas, entre 1938 y 1958, el Roadmaster fue el modelo infaltable en el línea de Buick. Pero este histórico camastrón no logró pasar a la decada de los 60, al ser eliminado y ser remolcado a la gran chivera en el paraiso de los carros al final de 1958. 

El nombre fue revivido en 1991 para distinguir a una enorme camioneta station wagon de tracción trasera con motor V8, seguida de un sedán en 1992. Pero después de poco más de 5 años Buick desconecto nuevamente el respirador a estos dos modelos. – Greg Fink