Uno de los carros eléctricos más económicos y de mayor autonomía también iba a guiñarle un ojo al cuidado de los animales: su volante tampoco lleva cuero.