Precio: $3.4 millones*

Este Veyron recibe un asterisco porque técnicamente no fue producido por Bugatti. El Veyron Vivere fue una edición limitada construida por Mansory. De cualquier manera, es ridículo, y su precio estimado de $3.4 millones lo coloca dentro del reino de uno de los autos más caros de todos los tiempos. La compañía construyó solo dos ejemplos, cada uno con un exterior exagerado con acentos de fibra de carbono, una cabina de cuero y carbono en blanco/negro y un motor Veyron de 1,200 caballos de fuerza (894 kilovatios) debajo del capó. La velocidad máxima es de 254 millas por hora (408 kilómetros por hora).