Uno de los autos más icónicos de Ford está en camino de extinción. Después de cinco generaciones y más de 30 años, el Taurus hace su partida. Cuatro años sucesivos de declive y sólo 38,000 ejemplares vendidos en Estados Unidos son, sin duda, una de las causas.