El Ford C-Max surgió en Europa en 2003, y llegó a Estados Unidos en 2012, pero en los años siguientes, nunca se convirtió en el híbrido éxito en ventas que la marca del óvalo azul soñaba. Después de seis años de escasas ventas (sólo 6,600 unidades este año en Estados Unidos) será discontinuado, junto a muchos otros modelos de Ford.