Nueva en la escena (se anunció recientemente el 26 de septiembre), esta es la versión canadiense de una máquina pseudo-militar. En este caso, sin embargo, es de grado militar, Roshel solo venderá esta modelo blindado basado en la Ford Super-Duty con equipo de filtración de aire y vigilancia, a gobiernos y las fuerzas policiacas. Sin embargo, los civiles no quedarán totalmente excluidos; Roshel ofrece un Senator para las masas con todo el brutal encanto pero sin la tecnología para invadir países pequeños.

La compañía basada en Toronto construye todo tipo de vehículos especiales, pero la naturaleza personalizada de cada proyecto no permite que tenga una lista de precios. Aún asípodríamos apostar que el Honda Civic no está entre sus competidores.