Este es el loco impredecible del grupo. A pesar de que todos estos todoterreno de alto valor no pueden dejar de llamar la atención, recibirás bombardeos de atención manejando un Subaru Outback elevado, o en este caso, un Mazda MX-5 Miata loco fuera de la carretera. La fórmula es simple: levanta la suspensión, agregua neumáticos regordetes, atornilla una barra de luz y mantengala en esa posición.

Hablando de manera realista, construir un auto de batalla de buena fe es probablemente el único vehículo de este tipo en la lista que podría estar al alcance de nosotros, simples mortales. Así que adelante, monta ese cuerpo Camaro en un viejo chasis de Chevy Blazer, o agrega unos cuantos discos de hockey más para levantar el cuerpo un poco más alto en ese Porsche 924 cansado. Después de todo, ahora vivimos en la era del SUV. ¿Quién dice que no podemos construir el nuestro a partir de los autos que realmente queremos conducir?