Lo cual es muy apropiado ya que la prueba tuvo lugar en una del las pista de aterrizaje de los transbordadores espaciales.

No es fácil ver al McLaren Senna en la vida real. Pero Johnny Bohmer Proving Grounds nos trae un vídeo donde este modelo muestra lo mejor de sus capacidades. En la pista de aterrizaje de la Estación Espacial en Florida el Senna demostró toda su capacidad de aceleraciónen una carrera contra el tiempo de una sola milla.

Muchos carros suelen tomar la salida en una carrera así con facilidad. El McLaren tiene su control de salida activado, y la telemetría muestra que el carro experimenta una fuerza G de 1.1 al iniciar su marcha. No está mal considerando que sus llantas son de calle y el asfalto no tiene una superficie adherente como si tienen las pistas de carreras de aceleración.

El cupé alcanza 100 millas por hora al cabo de cinco segundos, y 150 mph en otros cinco segundos más. El poder de aceleración decae notoriamente luego de las 160 mph pese a que se trata de un carro con motor V8 de 4.0 litros y turbo doble con 789 caballos de fuerza y un peso de 2,850 libras. Por un instante su velocímetro muestra 188 millas por hora, pero el registro oficial decreta una máxima de 187.28 mph.

Galería: Sprint de una milla de McLaren Senna

Si bien esa es una velocidad extraordinaria, se han visto marcas más altas en ese lugar. Un Nissan GT-R modificado alcanzó 215 mph en agosto con una potencia estimada en 1,100 hp. Un Ford GT estándar llegó a 182 mph, muy cerca del Senna, pero con 647 hp. Un McLaren 720S alcanzó 215 mph mientras que el Senna, en su intento anterior, había llevado la aguja a 208 mph.

El enorme alerón y su paquete aerodinámico convierten a esta máquina en una divinidad come-curvas, pero afectan la velocidad en línea recta. Quizás lo mejor del video sea el zumbido estilo jet que produce el motor del carro.