Finalmente conocemos el precio que hubo que pagar por el Corvette con el VIN 001.

Las subastas de Barrett-Jackson en Scottsdale, Arizona, normalmente son el escenario para la venta de carros realmente especiales. Entre ellos es común ver los primeros modelos de líneas legendarias como el primer Ford Mustang Shelby GT500, vendido en $1.1 millones, y el primer Toyota Supra que obtuvo un precio de $2.1 millones.

El sábado pasado el primer Chevrolet Corvette Stingray 2020, el primer Corvette de producción con motor central, fue vendido por $3,000,000 en la famosa subasta.

Galería: Chevrolet Corvette Stingray 2020 VIN 001 vendido en $3 millones

Al igual que en el caso del Shelby GT500 y el Supra, los fondos recaudados por el Corvette Stingray 2020 con el VIN 001 será destinados a obras de caridad. En este caso en particular, el beneficiado fue el Detroit Children’s Fund, una organización sin fines de lucro dedicada a la promoción de escuelas de calidad en esa ciudad.

¿Qué tiene de espacial el primer Corvette C8? Aparte del derecho a fanfarronear, se trata de una unidad con el máximo nivel de equipamiento 3LT y con todas las opciones disponibles. Su carrocería es negra, al igual que sus asientos que cuentan con costuras y cinturones de seguridad rojos. Estos asientos son del nivel GT2, y llevan sobre ellos un panel del techo desmontable y un alerón trasero. También, incluye un sistema de grabación de datos de performance, y el paquete de performance Z51. Las unidades regulares así equipadas tendrán un precio sugerido por el fabricante de $103,615.

De acuerdo con el comunicado de prensa de General Motors el ganador se llama Rick Hendrick, y es el fundador y CEO del equipo de NASCAR Hendrick Motorsports, y del grupo de concesionarios automotrices Hendrick Automotive Group. Hendricks tendrá la opción de recibir su carro junto a un certificado de autenticidad, en la planta de Bowling Green, en Kentucky. Allí también recibirá una obra de arte única, y podrá disfrutar de una visita guiada al Museo Corvette.

“Soy el primer adicto al Corvette en el mundo”, dijo Hendrick. “Le agradezco a Chevrolet y a Barrett-Jackson, siempre eligen buenas obras de caridad que ayudan a mucha gente”

Fuente: Barrett-Jackson, General Motors