El futuro de Alfa Romeo muestra una marca muy distinta a la que estábamos acostumbrados, sin ningún cupé deportivo en su alineación.

Es sabido que el regreso de Alfa Romeo a Estados Unidos en 2014, tras 19 años de ausencia, no ha cumplido con las expectativas de FCA. Pero 2019 fue un año verdaderamente ingrato para la marca italiana en términos de ventas. Las ventas de la crossover Stelvio cayeron en un 22% con entregas de 9,444 vehículos por el año. En cuanto al sedán insignia de la marca el Giulia, la caída fue del 24% con 8,704 vehículos vendidos.

La caída más drástica fue la mostrada por el 4C, E el pequeño deportivo fue adquirido por solo 144 nuevos usuarios en 2019. Es un promedio de una docena de carros al mes, la baja es del 39% a comparación con 2018. Alfa Romeo retiro la versión cupé del dejando al 4C Spider, la versión convertible, como el último presentante del modelo en 2020.

En total, las ventas de Alfa Romeo cayeron de 23,800 en 2018 a 18,292 en 2019, lo que representa una merma del 23%.

Es sólo cuestión de tiempo para que el 4C desaparezca a nivel global. Los planes futuros compartidos por Alfa Romeo no incluyen el modelo, por lo que quienes quieran un vehículo como este tendrán que considerar un Porsche 718 Cayman o Boxter, o quizás el nuevo Corvette Stingray.

Alfa Romeo updated product roadmap

Dichos planes muestran actualizaciones tanto de la Stelvio como del Giulia, así como una crossover en el segmento C, que se cree será la Tonale incluyendo una versión híbrida enchufable, y una minicrossover en el segmento B con una versión eléctrica. Esto significa la partida definitiva de los Giulietta y MiTo, que nunca se vendieron en Estados Unidos, y la falta absoluta de un cupé deportivo en la alineación de la histórica marca.