Geely, la propietaria de Volvo, posee cerca del 10% de Daimler, casa matriz de Mercedes-Benz.

Con cada vez más marcas involucrándose en la electrificación de sus modelos, el desarrollo de estos nuevos vehículos implica la necesidad de nuevas alternativas para bajar costos en otras áreas. Daimler y el fabricante chino Geely unieron fuerzas para diseñar la próxima generación de la marca de micros carros eléctricos Smart, pero ahora parece podrían fortalecer sus lazos en otras áreas.

De acuerdo con un nuevo reporte de la revista alemana Automobilwoche, Daimler la casa matriz de de Mercedes-Benz, está conversando con Volvo, sobre la posibilidad de colaborar en el desarrollo de motores de combustión interna. Volvo es propiedad de Geely desde 2010. Un ejecutivo de la marca sueca admitió las conversaciones, aunque aclaró que no aún no se ha tomado ninguna decisión. Un vocero de la compañía agregó que aún no pueden dar a conocer sus planes, pero que no descartan nada.

Daimler también fue contactada sobre el tema, pero su representante se negó a compartir detalles sobre una posible alianza, sólo admitió que el vínculo “se desarrolla de manera positiva”. Recientemente, Geely incrementó su inversión en el capital accionario de Daimler hasta casi un 10%. La compañía china también es dueña de Lotus, por lo que los próximos modelos de Volvo podrían recibir un sistema de suspensión trabajado en Norfolk.

En 2019 Daimler anunció que después de el lanzamiento de las unidades que se encuentran en proceso, detendrían el desarrollo de motores de combustión interna. Aparentemente eso no quizo decir que no colaborarían con otros fabricantes en la actividad. 

En cuanto a Daimler, hay docenas de proyectos sobre la mesa con la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. Entre ellos hay algunos motores pequeños a gasolina y diésel instalados en vehículos compactos de Mercedes-Benz, la pickup Clase X, una fábrica en México, y los carros urbanos Renault Twingo y Smart ForFour. También la Mercedes-benz Citan, una pequeña van basada en la Renault Kangoo en desarrollo, mientras que los modelos Infiniti Q30 y QX30 están basados en los Mercedes-Benz Clase A y GLA respectivamente.