El espacio y la comodidad están de moda hasta en la casa de Porsche.

No es una novedad que las ventas de SUV en Estados Unidos estén superando las de los carros de tres volúmenes. Esta es una tendencia que hemos visto venir desde la década pasada. Para muchos compradores las SUV son más prácticas que un sedán o un cupé, y las cifras de ventas lo expresan claramente.

Porsche no se salvó de la tendencia. En 2019 legendaria marca de deportivos alemanes no solo continuó vendiendo más unidades de sus camionetas crossovers que de sus carros más pequeños, sino que también la diferencia creció hasta un punto abismal.

En 2019 Porsche vendió 19,001 unidades de la Cayenne, la más grande de sus SUVs, un gran salto a comparación a las 10,733 unidades entregadas en 2018. La Macan decreció levemente su registro, de 23,504 unidades en 2018 a 22,667 en 2019.

El resultado combinado de las ventas de ambas SUVs fue de 41,668, más del doble de los  19,900 carros vendidos en 2019.

Galería: Porsche Cayenne 2019: Prueba

A pesar de lo anterior, la demanda del Porsche 911 fue notablemente consistente con solo una baja del 4% en 2019 con relación al año anterior. Pero las ventas de los 718, Boxter y Cayman, sufrieron una caída sustancial con solo 3,880 unidades vendidas en 2019, en relación a las 5,276 unidades vendidas en 2018. Incluso el Panamera, el más practico de los carros de Porsche, sufrió una caída importante del 17.6% en 2019, comparado con las ventas en 2018.

A pesar de la baja de la ventas de sus carros, las SUVs contribuyeron a que el balance total de las ventas de Porsche fuese positivo en 2019. El total de 61,568 vehículos vendidos en Estados Unidos durante 2019, representaron una subida del 7.6% en relación a las ventas de 2018.

La llegada del Taycan hace de 2020 un año muy interesante para Porsche, en el que finalmente nos enteraremos si las ventas de su primer carro eléctrico harán que Porsche revierta la tendencia. Durante diciembre de 2019 se vendieron 139 unidades del nuevo modelo eléctrico.

Fuente: Porsche