Habrán versiones híbridas e híbridas enchufables.

Hyundai y Kia apuestan fuertemente a la electrificación. Para mediados de la década que comienza, las dos marcas de Hyundai Motor Company esperan contar con 13 modelos híbridos, seis híbridos enchufables, 25 eléctricos; 23 de estos últimos alimentados por baterías y dos por celdas de combustible.  Las marcas estrenarán una nueva plataforma para vehículos eléctricos en 2024 como base de varios modelos. Pero antes llegará un eléctrico a batería en 2021.

Mientras tanto 2020 será el año de la electrificación de la SUV más importante de las dos marcas. Este año veremos la llegada de las versiones híbrida e híbrida enchufable de la Hyundai Santa Fe, así como también de la próxima generación de la Tucson. Por su lado, Kia planea hacer lo mismo con la Sorento renovada.

Además de estos proyectos, las dos marcas están comenzando a poner el foco en la tecnología autónoma como resultado de un proyecto conjunto con Aptiv en Estados Unidos. El objetivo es tener estos avances funcionando en la calle apuntando a tener vehículos de nivel 4 y 5 “en un futuro cercano.

Todo lo anterior, significa una inversión conjunta de la enorme cifra de $87 mil millones para 2025. Esperamos que algo de ese dinero sea usado en el desarrollo del deportivo de motor central con el que Hyundai nos ha estado tentando por años. Lo último que vimos fue el RM19, un prototipo basado en el Veloster con un motor 2.0 litros a gasolina con 390 caballos de fuerza y 295 libras-pie de torque instalado detrás de sus asientos.