Puede instalarse en un Continental GT, un Flying Spur o una Bentayga

El W12 de 6.0 litros de doble turbo de Bentley es una presencia familiar bajo el capó de muchos modelos de la marca, así como algunos carros de Volskwagen y Audi. Un nuevo video muestra el proceso de producción de este poderoso motor. La secuencia comienza con solamente el bloque y termina con una unidad totalmente ensamblada acoplada a la transmisión montada en un bastidor que incluye componentes la suspensión del vehículo del que formará parte y hasta los frenos.

El W12 le debe algo de su existencia al VR6 de Volkswagen. Las primeras plantas motrices de este tipo usaban tres bancos de cuatro cilindros, aunque en el Bentley vemos cuatro de tres y dos cabezales. Para hacer esto posible hay un VR6 a cada lado de la ‘V’ principal con un único cigüeñal. Esto permite un desplazamiento total amplio del motor en un espacio físico relativamente pequeño.

Galería: Ensamblaje del motor W12 de Bentley

Las primeras etapas del ensamblaje son principalmente llevadas a cabo a mano, con la ayuda de algo de maquinaria. El bloque permanece apoyado y un técnico baja el cigüeñal hasta su lugar. A partir de allí dos operarios instalan juntos los 12 pistones. Después, bajan las cabezas de cilindro a su lugar. Una vez que los turbos y el cableado necesario están en su lugar, los motores pasan al siguiente paso.

Este video no muestra el ensamblaje de la transmisión, ya que cuando ésta entra en escena ya está totalmente conformada y lista para conectarse al motor mediante el trabajo de operarios y más máquinas.

Luego, la unidad de motor-transmisión llega a la instalación del bastidor frontal y sus componentes. Cuando todo está completo el ensamblaje final parece listo para instalarse en un Continental GT, un Flying Spur o una Bentayga. El último paso es la prueba de dinamómetro.