Se exhibirá en la subasta de Barrett-Jackson en enero de 2020.

Barrett-Jackson subastó el primer ejemplo de producción del Ford Mustang Shelby GT500 2020 por $1.1 millones en enero de 2019, y el jefe de la compañía, Craig Jackson fue el ganador. En octubre de 2019 el carro salió finalmente de la línea de ensamblaje con un color único. Jackson también posee el prototipo Shelby EXP500 de 1968, mejor conocido como el Green Hornet, cuyo color verde oscuro sirvió como modelo para la pintura del nuevo modelo, cuyo tono profundo resultó de combinar una capa base verde Lima con un recubrimiento verde Candy Apple en la parte superior.

Galería: El primer Ford Mustang Shelby GT500 2020

"Al hacer esta solicitud realmente no tenía idea de lo extraordinaria que sería la tarea, pero BASF y los especialistas en pintura de Penske hicieron todo lo posible para tener éxito", dijo Jackson en el comunicado que mostraba el resultado. "Todo el equipo de Ford hizo todo lo posible para ayudar a que mi sueño se hiciera realidad, y no podría estar más agradecido".

El nuevo GT500 de Jackson coincide con su prototipo Shelby original porque ambos tienen EXP500 en la franja del guardabarros delantero inferior. Como toque final especial, el modelo 2020 tiene espejos del color de la carrocería, en lugar del acabado negro estándar.

El GT500 2020 personalizado se exhibirá en la subasta Barrett-Jackson Scottsdale en enero. Lo rodeará con otros vehículos Shelby importantes de su colección, incluido el prototipo Ford Shelby GT500 EXP de 1967.

El GT500 ya está a la venta, y los compradores normales que buscan tener uno de ellos en su garaje podrían tener que pagar un sobreprecio extraordinario. Por ejemplo, un concesionario en Virginia está pidiendo $145,890 por un ejemplar, lo que equivale aproximadamente a una prima de $40,000 sobre el costo del carro con las opciones incluidas. Una tienda en California quiere casi $170,000 por el cupé sobrealimentado.

Fuente: Barrett-Jackson