Las esperanzas de la marca están puestas en su primera SUV.

Aston Martin está contando una fuerte demanda de la DBX, su primera SUV, para dar el vuelco financiero que la compañía tanto necesita. El fabricante sostiene un nivel importante de deuda, el cual tuvo que ser incrementado para el desarrollo de la SUV. En en una entrevista con Automotive News Europe, Andy Palmer  CEO de Aston Martin afirmó que la DBX ayudará a sacar a la compañía a flote. 

Por la manera como nuestro negocio está estructurado, cada carro que lanzamos es importante. Pero en términos de transformar la compañía de manera de poder atacar cada espacio en el segmento de lujo, este es realmente importante”, dijo Palmer en referencia a la DBX. “Hasta ahora hemos reemplazado nuestros GTs y deportivos –nuestro territorio histórico. Este es el primer modelo que expande nuestro portafolios”. 

Aston Martin DBX

Palmer dijo que Aston Martin espera construir entre 4,000 y 5,000 unidades al año de la DBX, lo que duplicará su margen actual de producción. Aún así, vehículos como la Porsche Cayenne y la Range Rover están afianzadas en el segmento, por lo que representarán una durísima competencia inicial.

“Hoy más del 70 por ciento de los clientes de Aston Martin cuentan con una SUV en su garaje, por lo que el trabajo duro está hecho. Sólo nos resta convertir a esas personas en conductores de una SUV Aston Martin”, señaló Palmer.

“Están saliendo de una Porsche Cayenne y una Range Rover. Lo que hacemos es tratar de llegar al tope del segmento de SUVs premium. La Cayenne ha sido una gran referencia en el desarrollo de la DBX. Nuestros carros no compiten directamente, pero Porsche ha sabido ser una fuente creíble en cuanto a conducción y calidad de construcción”, reconoció el ejecutivo.

Aston Martin DBX

No existe un consenso sobre la habilidad de la DBX en sacar a Aston Martin de aguas turbulentas. Por una parte la DBX llegó tarde a la contienda, detrás de SUVs de competidores como Bentley, Lamborghini, Maserati y Rolls-Royce, y por la otras, en vista de las crecientes preocupaciones ambientales, hay una preocupación legítima de que la burbuja de las SUVs podría reventar pronto, una visión que por supuesto, Palmer no comparte.

"Toda la industria está en la mira en término de las emisiones de CO2, por lo que sin duda es importante hacer las SUVs cada vez más eficientes. Pero ¿creo que hay un movimiento masivo desde las SUVs hacia otro tipo de vehículo? No en este momento", afirmó el ejecutivo. "Las compañías emergentes en el campo de los vehículos eléctricos están todas iniciándose con SUVs. En todas partes del mundo la SUV es el tipo de carro preferido”. 

Galería: Aston Martin DBX (2020)