Las baterías son demasiado pesadas.

Mientras fabricantes como Porsche y Lotus continúan invirtiendo en carros eléctricos de performance, McLaren se rehusa a seguir la tendencia. Aparentemente por una buena razón. En una entrevista reciente con The Detroit Free Press, el CEO de McLaren, Mike Flewitt, dijo que la tecnología de baterías no ha avanzado lo suficientemente para que funcione con un superdeportivo eléctrico de McLaren. 

En la entrevista, Flewitt le dice a la publicación que el peso de las baterías de hoy en día no "permite grandes autos deportivos eléctricos". Aunque los trenes de potencia electrificados ofrecen una serie de ventajas, hacer que funcionen en carros deportivos pequeños y ágiles es un desafío persistente y uno que no se resolverá hasta que mejore la tecnología en materia de almacenamiento de energía.

En una entrevista de septiembre, Jamie Corstorphine, director de marketing global de McLaren, dijo que McLaren está explorando una oferta totalmente eléctrica, aunque la compañía no lo construirá hasta que McLaren pudiera prometer que sería un mejor auto deportivo que uno con un motor de combustión interna.

Los híbridos son un asunto diferente. El fabricante primero ofreció uno con el McLaren P1 en 2013. Ayudó a marcar el comienzo de la era del hipercarro híbrido. La próxima primavera, McLaren lanzará una nueva plataforma que acomodará trenes de potencia híbridos. El primer nuevo híbrido de McLaren se lanzará antes de fines de 2020 y llegará a Estados Unidos a principios de 2021. McLaren planea ofrecer una versión híbrida enchufable de cada modelo en los próximos 3-4 años, ofreciendo hasta 32 kilómetros (20millas) de autonomía eléctrica.

Los carros eléctricos son el futuro; sin embargo, les tomará tiempo para adaptarse a ser verdaderos deportivos. Las baterías son pesadas y le agregan estrés al chasis del carro. A medida que los paquetes de baterías se vuelvan más eficientes y compactos, colocarlos en un McLaren tendrá más sentido.