Hasta el 75% de los modelos Mercedes-AMG podrían desaparecer.

Aunque sabemos con certeza que Mercedes-AMG no tiene planes para desarrollar versiones super potentes de sus modelos Clase-B y EQC, la división de potencia del fabricante alemán quiere que todos sus modelos estén electrificados a partir de 2021. La mayoría de ellos contarán con un diseño de tracción total porque eso es lo que los clientes están pidiendo. Sin embargo, esta estrategia podría ser revisada pronto, ya que los nuevos y estrictos estándares de emisiones europeos podrían obligar a AMG a cambiar sus planes.

Un informe reciente de The Financial Times revela los posibles problemas de Daimler con los nuevos requisitos de emisiones de la Unión Europea. Según la publicación, la compañía automotriz quiere reducir sus emisiones actuales de CO2 de 138 gramos por kilómetro a aproximadamente 100g/km, y esto podría significar la desaparición de sus modelos más potentes y contaminantes.

Una mirada rápida al panorama general del mercado europeo de carros nuevos revela que alrededor del 35% de las nuevas entregas provienen de SUVs que generalmente son más contaminantes. Según nuestra fuente, los gustos de los clientes podrían hacer que AMG tenga que reducir su ofertas por hasta 75% según lo revelado por varios ejecutivos minoristas que hablaron bajo condición de anonimato.

"Lo que no podemos controlar es el comportamiento del comprador, pero tenemos las tecnologías dentro de nuestra cartera para alcanzar el objetivo", dijo Ola Kallenius, presidente del Consejo de Administración de Daimler, a los inversionistas en Londres el mes pasado.

Según la publicación, Ford, Mazda y otros fabricantes también enfrentan dificultades para cumplir con las nuevas regulaciones en Europa. La marca japonesa está considerando cortar ciertas versiones de algunos de sus modelos menos populares como el MX-5 Miata.

Galería: Mercedes-AMG GLE 63 S 2021