El hipercarro de Mercedes-AMG está cada día más cerca.

Solo 275 multimillonarios afortunados podrán decirse dueños del Mercedes-AMG ONE, la joya de la corona de la marca alemana. Pero hay privilegiados que ya se han subido a un ejemplar de desarrollo, como es el caso de Lewis Hamilton, seis veces campeón de Fórmula 1, quien lo presenta en el video que puedes ver sobre estas líneas, aunque no lo vemos a bordo de la bestia. 

Por supuesto, el piloto británico lo ha probado y parece que le ha convencido plenamente. No esperábamos menos de un carro con tecnología procedente de la Fórmula 1, que dispone de más de 1,000 caballos de fuerza.

Galería: Lewis Hamilton inspecciona un prototipo de desarrollo del Mercedes-AMG One

La verdad es que el carro se está haciendo esperar. Hace un año conocimos su nombre definitivo, lo que daba a entender que la cuenta atrás para la entrega de los vehículos estaba llegando a su fin, pero no ha sido así.

De hecho, el equipo de Mercedes-AMG sigue trabajando duro en la pista de pruebas, lo que da a entender que el proyecto aún tiene puntos que pulir. El Mercedes-AMG ONE emplea un motor V6 turboalimentado, de tan solo 1.6 litros de desplazamiento derivado del motor de Fórmula 1 de Mercedes, complementado con cuatro motores eléctricos.  

Dentro de las múltiples curiosidades del hiperdeportivo se destaca su motor de combustión interna que gira a 5.000 rpm en mínimo, puede alcanzar hasta 11,000 revoluciones y debe sustituirse cada 31,250 millas (50,000 kilómetros), casi como un vehículo de competición.

Por si fuera poco, el arranque no se realiza apretando un botón, sino a través de un arranque externo, previo al calentamiento del aceite del motor. La transmisión, manual pilotada con embrague robotizado, tiene ocho velocidades y dispone de modo secuencial a través de levas. 

Galería: Mercedes-AMG One

El chasis está realizado en fibra de carbono y diversos componentes, como el motor y la transmisión, tienen una función estructural. En definitiva, parece evidente que adaptar un motor de F1 para un carro de circulación en las vías públicas es una misión verdaderamente complicada. Tanto, que parece que a Mercedes-AMG se le falló en los plazos que se había impuesto. 

Independientemente de lo anterior, Hamilton da su visto bueno al One. Por dentro, suena como un monoplaza de F1 y las sensaciones deberían ser realmente únicas. Disfruta del vídeo.