Las posibilidades de verlo hecho realidad son inexistentes.

El Nissan GT-R entrará en la adolescencia cuando cumpla 13 años en 2020, y aún no hay una nueva generación en desarrollo. Pero versiones como el GT-R50, creado conjuntamente con Italdesign, nos dan una idea de hacia donde podría evolucionar el modelo. El artista Rain Prisk se inspiró en el impactante GT-R50 de motor central, que nos hace desear que la próxima generación del Godzilla sea un verdadero supercarro japonés con el motor montado detrás de los asientos.

El frente es muy similar al del GT-R50 real con faros delgados y un enorme difusor integrado al parachoques. AL verlo de perfil notamos que el carro del render es más bajo que el GT-R50 además de presentar enormes tomas de aire detrás de las puertas que llevan aire fresco al compartimento del motor.

Las proporciones de difieren de las de uno de motor delantero, por lo que vemos una silueta delgada se combina con ruedas enmarcados por arcos más robustos. Imaginaremos este GT-R50 con un V6 3.8 litros detrás de los asientos que produce 710 caballos de fuerza y 575 libras-pie de torque.

Nissan no piensa reemplazar al GT-R en los próximos años. De hecho se cree que, de ocurrir, la nueva versión no llegaría antes de 2027, ya que la marca japonesa ni siquiera ha decidió aún si utilizará un tren motriz eléctrico o híbrido. El equipo del GT-R liderado por Hiroshi Tamura piensa que la actual plataforma puede subsistir 20 años sin mayores cambios, por lo que modificaciones menores continuas podrían asegurarle ocho años más en el mercado.

Fuente: Rain Prisk