Aunque el fabricante atraviesa una situación financiera delicada, su entrada al mundo de las SUVs de ultra lujo luce prometedora.

Un reporte de la semana pasada publicado por Autocar afirma que el magnate canadiense Lawrence Stroll podría estar interesado hacer una inversión importante en el capital accionario de Aston Martin. La marca británica atraviesa una difícil situación financiera, habiendo reportado pérdidas de £80 millones, equivalentes a $105 millones al tipo de cambio actual, para el primer semestre de 2019. Pero Andy Palmer, CEO de la compañía, contradice el rumor.

“Saben qué haríamos en case de recibir una oferta formal. Pero más allá de eso no puedo comentar”, dijo Palmer a Reuters durante la inauguración de la nueva fábrica de Aston Martin en Gales donde producirá la nueva SUV DBX. “No estamos solicitando de manera activa participación de otros inversionistas. Eso no significa que no pueda suceder”, aclaró.

La compañía con sede en Gaydon hoy es propiedad de diferentes accionistas, un 36 por ciento pertenece al grupo Adeem/Primewagon de Kuwait, InvestIndustrial posee el 31 por ciento, mientras que la empresa Daimler, propietaria de Mercedes-Benz, es dueña de un 4 por ciento. Aston Martin apunta a duplicar sus ventas a nivel global hasta 14,000 al año para 2022, pero para ello, necesitará una nueva inyección financiera.

Mientras muchas compañías creen que la consolidación es el método de supervivencia en el mundo de hoy, Palmer cree que Aston Martin no necesita ser parte de un grupo automotriz más grande, poniendo a Ferrari como ejemplo de un fabricante pequeño independiente exitoso. Mientras, la pequeña participación de Daimler le da a la firma el acceso a tecnologías modernas sin necesidad de hacer grandes inversiones.

“Hay una vía al éxito perfectamente razonable en nuestra condición actual”, concluyó Palmer.
Fuente: Reuters

Galería: Aston Martin inaugura fábrica para la producción de la DBX